Caída de ramas, cascotes y cableado y rotondas inundadas, balance de la tormenta en Zamora capital

«Ningún incidente relevante», es el afortunado balance de la repentina y virulenta tormenta que descargó ayer tarde sobre la capital zamorana, y que solo ha ocasionado daños materiales y muchos avisos a los servicios municipales, tal y como ha detallado esta mañana la concejala de Seguridad Ciudadana, Concha Rosales, quien ha destacado la «prontitud» con la que los efectivos trataron de solventar las numerosas incidencias registradas.

Así, la Policía Municipal hubo de regular el tráfico en la calle Pisones, que se vio una vez más inundada debido a que se levantaron las tapas de las alcantarillas. En la calle Santa Teresa cayeron cascotes de una fachada, y en la calle de San Blas se vieron atrapados varios vehículos que transitaban  hacia la Alberca por el paso procedente del Centro Comercial Valderaduey.

Asimismo, quedó también inundada la rotonda de la Estación de Ferrocarril, y en la calle Roble una rama rota de un árbol hubo de ser retirada de la calzada. La caída de cascotes y cableado eléctrico ocasionó otra incidencia en la calle Villalpando, y en el bosque de Valorio también se levantó una alcantarilla. Finalmente, en la calle Juan de Luna calleron tejas de un edificio en calzada y acera y se registró un accidente con daños materiales en la rotonda de la Plaza de Toros.

No hay comentarios