Crimen de Laura Luelmo: Bernardo Montoya aporta “nuevas pruebas” para “cambiar el rumbo del caso”

El presunto autor del crimen de Laura Luelmo declarará este jueves por videoconferencia

A. Pérez - Europa Press - Archivo

El presunto autor de la muerte de la joven zamorana Laura Luelmo en El Campillo (Huelva) el pasado mes de diciembre, Bernardo Montoya, que declara este jueves ante la jueza titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Valverde del Camino para aportar “nuevos elementos de prueba” que su abogado, Miguel Rivera, ha manifestado que confía en que “cambien el rumbo” de la investigación.

En declaraciones a los periodistas antes de comenzar la comparecencia de Montoya por videoconferencia, el letrado ha manifestado que su defendido va a declarar acerca de un martillo sobre el que Montoya ha hecho mención y que “él sabe dónde debe estar”, además de que el acusado ha insistido en que estuvo con su exnovia en una gasolinera el día de los hechos, de la que debe existir una grabación, pero que Rivera ha dicho “no conocer” y de la que además cree que “se ha borrado al haber pasado más de un mes de los hechos”.

Igualmente, el abogado ha explicado que quiere pedir a la jueza un nuevo elemento de prueba que se refiere a la intimidad de su defendido, por lo que hasta que no tenga consentimiento expreso del mismo, no puede hacerlo público.

Miguel Rivera ha afirmado también que Montoya aporta datos de algunos lugares de la vivienda del acusado donde estuvo su excompañera el día del crimen, así como detalles de cuando estuvo con la misma y los momentos previos de conocer a Laura Luelmo que, según ha detallado, no había relatado con anterioridad, para recabar “elementos probatorios”.

Una vez expuestos estos supuestos elementos de prueba a los que hay que añadir unas supuestas huellas de la exnovia en un coche, será la titular del Juzgado la que decida qué hacer al respecto, si los va a considerar como tal o no, para lo que habrá que esperar a la decisión judicial.

El letrado de Bernardo Montoya se ha mostrado confiado en que la declaración de su defendido va a sorprender incluso al propio jurista, ya que va a contar datos que él mismo ignora. Acerca de las consecuencias que puede tener esta nueva declaración para la expareja de Montoya, Rivera ha señalado que su trabajo no es perjudicarla ni promover su detención, sino buscar “el beneficio de mi defendido”.

Cuestionado sobre la veracidad de los datos que presumiblemente ha aportado el acusado, el letrado ha subrayado que cada vez confía más en la última versión de Montoya, por el peso de las pruebas que presumiblemente ha presentado.

Cabe recordar que esta citación judicial se produce a raíz de la versión dada por Montoya en la cárcel donde se encuentra, en la que inculpaba de la muerte de Laura Luelmo a su exnovia, versión que motivó que la titular del juzgado dictara una providencia a principios de marzo para que volviera a declarar.

Montoya se encuentra interno en la cárcel sevillana tras su ingreso la madrugada del día 22 de diciembre en el módulo de enfermería del centro penitenciario de Huelva con un interno de apoyo para reforzar su vigilancia. No obstante, dada la entidad del delito investigado en el caso, se consideró oportuno su traslado de la provincia de Huelva.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Valverde del Camino decretó ese sábado 22 a las tres de la madrugada el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para Bernardo Montoya. La jueza lo investiga, por el momento, por los presuntos delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual.

Asimismo, Instituciones Penitenciarias aplicó a Bernardo Montoya el artículo 75 que regula medidas para salvaguardar la vida o integridad física del recluso a través de la adopción de medidas que impliquen limitaciones regimentales, dando cuenta de ello al juez.

Los hechos sucedieron el pasado mes de diciembre, cuando la joven profesora natural de Zamora Laura Luelmo desapareció en El Campillo (Huelva), donde residía tras ocupar una plaza de profesora en un instituto de Nerva. Tras su desaparición el día 12, su cuerpo sin vida se encontró el día 17 con signos de violencia en un paraje de los alrededores de la localidad. Un día después, Bernardo Montoya fue detenido como principal sospechoso.

No hay comentarios