¿Cómo será el juicio del menor asesino confeso de Leticia?

Los procesos judiciales en menores tienen casi las mismas características de los de adultos, a excepción de que no se les condena a penas, sino que se les implantan medidas, con objeto de reinserción, y que estas pueden ser modificadas siempre que el juez lo decida.

FuenteDiana Serrano
Esta es la sala donde será jugado el menor acusado de asesinar presuntamente a Leticia Rosino

Mañana, a partir de las 10.00 horas, se celebra el juicio contra el menor que presuntamente asesinó a la joven Leticia Rosino, en un camino de la localidad de Castrogonzalo.

El proceso se celebrará en el Jugado de Menores de Zamora, en la calle Regimiento de Toledo 27, a puerta cerrada, como dicta la Ley. Dentro de la sala solo podrán estar el juez, el fiscal, los abogados de ambas partes y el acusado, ni familiares de Leticia ni los testigos que vayan declarando, podrán permanecer en la sala.

Banquillo donde se sentará el acusado.

Un juicio de este tipo, con un menor como acusado, tiene un procedimiento muy similar al del litigio de un adulto. Se celebra el juicio, se tienen 10 días para dictar sentencia y 5 para presentar un recurso ante la Audiencia Provincial en este caso, y finalmente se hace una sentencia en firme.

Pero si tiene algunas variantes a tener en cuenta. En un proceso judicial con un menor, no se le imponen penas, sino medidas. Esto responde a que la finalidad de la justicia para los menores no es castigar al acusado, sino implantarle unas disposiciones para su posible reinserción y reducción.

Y relacionado con esta primera diferencia principal, viene la segunda. Tras el dictamen de la sentencia firme del juez, esta puede variar, incluso a los pocos días de haber sido realizada. Con los informes que el centro de menores, fiscalía o los abogados, vayan presentando sobre el menor, sus medidas pueden aumentar o reducirse. Es decir, si la Junta de Castilla y León, que es la que ejecutaría la sentencia, va recopilando informes del menor que dicen que su comportamiento es favorable, la defensa puede utilizarlos para reducir su condena. En este caso, es el juez el último en decidir si se lleva a cabo, y normalmente se consulta con todas las partes este tipo de variaciones de las medidas. También podría ocurrir el caso contrario, que los informes de un menor y las valoraciones sobre el mismo, o incluso cometer un quebrantamiento o un nuevo delito, empeorara sus medidas judiciales.

Se espera que el menor sea acusado con la pena máxima, de 8 años de internamiento y 5 de libertad vigilada. Como el menor está cerca de cumplir la mayoría de edad, el juez podrá ordenar su traslado a un centro penitenciario desde que este tenga 18 años y hasta los 21. En este caso, el menor dejaría de estar bajo la tutela de la Comunidad Autónoma, para ser tratado como un adulto en la prisión, dónde la Junta ya no realizaría los informes de comportamiento.

La familia de Leticia estará a las puertas del Juzgado de Menores

David Alonso, el novio de Leticia Rosino, ha asegurado en las redes sociales la presencia de familiares, amigos y de todos aquellos que lo deseen en las puertas del Juzgado de Menores el próximo jueves a las 10:00 horas, ante el inicio del juicio contra el presunto menor acusado del asesinato de la joven.

Alonso ha señalado que “este próximo jueves será juzgado en el juzgado de menores de Zamora a las 10:00h una bestia, un asesino, un violador, alguien que ha destrozado nuestras vidas, las de sus familiares y amigos, un animal que ha truncado muchos sueños, que ha infringido mucho dolor en las gentes de Castrogonzalo, Tábara y alrededores”.

El novio de Leticia incide en que “estos días pienso en que no hay justicia posible que le haga pagar lo que ha hecho, que la ley no da herramientas suficientes para que este criminal pague, solo espero y deseo que con las herramientas que hoy tienen los jueces sea condenado de la forma más dura posible aunque esto sea insuficiente”.

El caso

Los hechos se produjeron el pasado mes de mayo en la localidad zamorana de Castrogonzalo, cuando en la madrugada del 4 de mayo apareció el cuerpo sin vida de Leticia Rosino, la joven de 33 años que llevaba desaparecida desde el día anterior.

Tras momentos de confusión y conocer que el cuerpo fue encontrado con signos de violencia, se iniciaron las investigaciones que conllevaron primero a la detención del principal sospechoso, un pastor que en ningún momento reconoció los hechos, y posteriormente de su hijo, el menor de 16 años que le delató y que finalmente resultó el principal sospechoso.

No hay comentarios