Rizo Tattoo: Historias de valkirias del cáncer de mama y pezones solidarios

Lorena San Román, la única mujer de Castilla y León dentro de 'Tatuaje Solidario'

FuenteVerónica Muriel
loading...

Entramos En Rizo Tattoo. Entre sus cuatro paredes historias de superación, de supervivencia y de muchas emociones a flor de piel. La artífice de todo ello, Lorena San Román, nos espera con una sonrisa y con un testimonio desgarrador y lleno de humanidad, de ganas de vivir, de aprovechar el tiempo y como un gran ejemplo ofrecer a la sociedad lo mejor que tiene cada uno.

Lorena San Román es la única mujer de los cuatro establecimientos de Castilla y León que está adherida a ‘Tatuaje Solidario’, una iniciativa que comenzó con únicamente 12 profesionales en toda España, siendo su estudio el único en la Comunidad y que ahora cuenta con medio centenar de establecimientos. Recomendada por cirujanos de Ávila y Salamanca, se ha convertido en la persona que cierra una dura etapa para muchas mujeres y hombres. El resultado de su charla con Noticiascyl no te va a dejar indiferente.

¿Por qué decidiste unirte a la iniciativa de Tatuaje Solidario?

Tenemos a la Asociación del Cáncer siempre pidiendo dinero y colaboración y la única forma como yo puedo ayudar es con mi trabajo, y si puedo hacerlo con mi trabajo qué mínimo, ojalá fuera médico y pudiera erradicar esta lacra pero solo puedo aportar mi trabajo.

Considero que quitando el material, que es un gasto que aporto por mi parte, mi trabajo es lo mejor que puedo regalar, es lo mejor que puedo hacer y es lo único que puedo ofrecer.

¿Qué se siente cuando afrontas un trabajo de este tipo?

He realizado unos 20 tatuajes solidarios desde 2016 y lo primero que me encuentro son personas vacías, me encuentro ante mujeres y hombres que para mí son mis valkirias porque creo que son unas guerreras.

Me enfrento a gente que viene apática, con desidia, que como ya ha pasado tanto esto es parte del proceso, pero realmente cuando las asesoro, las miro, las valoro, les cuento en qué consiste y el tiempo que tardo es como ¿realmente tú crees que esto se va a acabar aquí? ¿realmente va a ser el sello final? Sí, es el sello final porque tardo media hora en cada pecho y se van a su casa y nunca más, se acabó. Te lo han quitado, te han puesto prótesis, has tenido nueve operaciones y yo te libero de esa cicatriz.

Te recomiendan cirujanos de otras provincias, ¿qué tienen de especial tus tatuajes?

Tengo una técnica en la que permanecen tumbadas, pero cuando hago el relieve en 3D del pezón las siento, las incorporo frente al espejo. En ese momento ellas ya se ven en el espejo otra vez, ya no son las que eran cuando se han tumbado.

Se ven en el espejo y solo veo que mientras yo termino el 3D solo hacen que mirarse en el espejo, miran como termino, y se vuelven a mirar. Limpio y ese rato les dejo que se vean, y hay algo que salta como un resorte, salen las emociones por fin, ahí es cuando se dan cuenta de que se ha acabado el proceso.

Les dejo unos minutos para ellas solas, que los necesitan. Se miran, se tocan, se siguen mirando, lloran, son muchas emociones y yo puedo formar parte de eso.

Son emociones para ellas, y ¿para ti?

Para mi totales, de aprendizaje sobre todo. Ver que hay gente que ya ha pasado por todo y se da cuenta de que esto es un sello final del proceso. Hay mujeres que no han querido restaurarse el pezón y vienen solamente a quitarse el punto azul, el marcaje, algunas no se han querido poner prótesis, incluso te cuentan la historia de porqué han decidido eso y son válidas todas, no quieren taparse las cicatrices, quieren quitarse el punto azul que les recuerda que han estado ahí. Reitero que para mí es que son guerreras y me enseñan mucho.

¿Hay algún momento que te haya marcado especialmente?

Muchos, pero me ha marcado una mujer que vino con esa historia detrás tan negra y se puso en mis manos como ¡Venga va como lo hace gratis…! Y pasado el tiempo entró en el estudio y no la reconocí. Una mujer con minifalda, escote, pelo cortado, maquillaje, rejuvenecida, alegre… La miré y le dije: “¿Nos conocemos verdad? Y me dijo: “Hombre, que sepas que me has cambiado la vida y en Navidades le he dicho a mi familia que esta es la primera vez que tengo un regalo después de años” y en mitad de una reunión de navidad se levantó la camiseta y enseñó sus tetas a toda la familia, algo que nunca pensó que se atrevería a hacer, no tenía vergüenza, cambió, se sentía ella otra vez, es apasionante.

Aunque también me marcan algunos hombres que vienen acompañando a sus mujeres, las ven tan emocionadas, esa mirada de agradecimiento, y cuando les dices que tú ves el tatuaje bonito te dicen que les da igual, que es por ella, ellos quieren que esté bien, ese amor de verdad, de alguien que las acompaña. Son cosas que te marcan, las historias que hay detrás, las que te llevan a seguir adelante.

Normalmente el cáncer de mama afecta a las mujeres, pero también afecta a los hombres

He hecho un trabajo en un hombre. Al caballero la cicatriz le ocupaba bastante zona del pectoral, le cubrí la cicatriz, la restauración del pezón y luego le hice un trabajo de tricopigmentación, le hice vello corporal. No tienes el tatuaje de un guerrero, sino que tienes tu teta, tienes tu pelo, no te lo peinas pero lo tienes ahí, porque tocas y tiene tacto.

 

Lorena es además partidaria de acabar cuanto antes, por ello realiza tatuajes duraderos para que las personas que se los hacen no tengan que volver a ir al estudio. Aun así, lamenta que no se puedan hacer antes, pues tiene que pasar un periodo de tiempo. Lorena es, ni más ni menos, la última parte de un todo, esa que te hace volver a sonreir.

 

No hay comentarios