Los obstáculos de víctimas de violencia sexual, a debate en Zamora

Las agresiones sexuales se agravan cuando la víctima encuentra dificultades en el camino institucional para obtener asistencia, apoyo, justicia y reparación, llegando, incluso, a culpabilizarla",  explicaron durante la ponencia desde Amnistía Internacional.

Diana Serrano

Amnistía Internacional celebró una mesa redonda titulada Basta de Obstáculos para las víctimas de violencia sexual en España”esta tarde en el Palacio de la Alhóndiga.

La mesa redonda estuvo compuesta por cuatro profesionales expertos en la materia, como son Tomás Cuadrado, abogado; Pilar de la Higuera, presidenta de la Liga Española de la Educación; Milagros Rueda, presidenta de la Asociación Zamorana Contra la Violencia (AZAVI); y Carlos de las Heras, responsable de campañas sobre derechos humanos en España de Amnistía Internacional. Mª Eugenia Martín y Mario Pineda, coordinadora y
activista de Amnistía Internacional Zamora, fueron los encargados de presentar y moderar el debate.

“La violencia sexual es un grave violación de los derechos humanos y una de las más extendidas manifestaciones de desigualdad de género y de subordinación de las mujeres frente a los hombres, por el único hecho de ser mujeres”. Una vulneración de derechos que se da a nivel global, también en nuestro país, y que se agrava cuando la víctima
encuentra dificultades en el camino institucional para obtener asistencia, apoyo, justicia y reparación, llegando, incluso, a culpabilizarla”,  explicaron durante la ponencia.

La organización declaró que estos hechos “son un camino de obstáculos marcado por un maltrato institucional ejercido por organismos y profesionales que deberían garantizar una asistencia digna y especializada desde las comisarías, los hospitales o
los tribunales”.

La campaña No Consiento denuncia estas “dificultades” a las que se enfrentan las víctimas en España, las cuales se suman al trauma de haber sufrido violencia sexual y lo complican. Desde Amnistía declararon que “durante años se han consentido y aceptado el maltrato, la violencia sexual y los abusos como algo cotidiano, habitual e, incluso, con total impunidad.
La sociedad empieza a movilizarse, ya no acepta este tipo de violaciones de los derechos de las mujeres”, como constata el manifiesto Yo no consiento.

No hay comentarios