¿Qué hacer cuando un insecto se cuela en el coche?

Principales acciones que debemos llevar a cabo para salir airosos de estas molestas y peligrosas situaciones

FuenteVerónica Muriel
Fotografía: Europa Press.

Es habitual, principalmente en estas épocas, que insectos como moscas, mosquitos o avispas se cuelen en nuestros vehículos mientras conducimos, produciendo una distracción al volante y además conllevando gran peligro mientras intentamos sacarlos del mismo e incluso corriendo el riesgo de que nos piquen.

Ante una de estas situaciones, ¿cómo debemos reaccionar? La web Circula Seguro nos da algunas de las claves para salir airosos de este tipo de situaciones con las que te sentirás identificado, pues seguramente hayas vivido algo similar en más de una ocasión.

Aunque para muchos resulta difícil por su temor a este tipo de animales, lo fundamental es mantener el sentido común, nada de gritos o soltar el volante, pues lo correcto es detener el vehículo lo antes posible en un lugar que no molestemos la circulación y espantar al insecto una vez hayamos parado.

En caso de que detenernos no sea posible, bajar las ventanillas suele ser una acción bastante eficiente para que el insecto se marche, y una vez haya salido del vehículo lo mejor es volverlas a cerrar para que no nos vuelva a ocurrir.

Pero hay una tercera acción que también puede sacarnos del apuro, pues disminuyendo la temperatura del aire acondicionado y dirigiendo el aire hacia el parabrisas (donde solemos encontrar a estos insectos) atontaremos al animal con el frío para que no moleste demasiado. Cuando abramos las ventanas, el animal escapará en busca de calor.

Si además del insecto nos acompaña en el coche un ser algo más racional, él puede ayudar al animal a encontrar el camino de salida empleando una revista doblada, siempre y cuando que nuestro acompañante no acabe siendo más molesto que el insecto, claro.

En caso de que el insecto nos tome cariño y se nos encarame o incluso nos llegue a picar, es básico mantener las manos al volante para poder detener el vehículo con seguridad y así dedicar toda nuestra atención a la picadura.

En este tipo de situaciones hay que tener la serenidad suficiente como para pensar que por el hecho de tocarnos la zona atacada no vamos a mejorar, así que es mejor no complicar la situación. No hay nada más triste que acabar estrellados por el simple picotazo de un mosquito.

No hay comentarios