Los momentos más emocionantes de las procesiones del Lunes Santo

La Hermandad de Jesús en su Tercera Caída y la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo de la Buena Muerte protagonizan momentos claves de la Semana Santa

FuenteVerónica Muriel
Miles de personas se agolpan en la plaza de Santa Lucía para asistir al canto del Jerusalem, Jerusalem

El Lunes Santo deja en Zamora momentos que te marcarán y te acompañarán para el resto de tu vida. Actos únicos que dejan a zamoranos y visitantes llenos de emoción y sensaciones que te harán volver y repetir.

Dos procesiones, la de la Hermandad de Jesús en su Tercera Caída y el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, muy distintas pero muy significativas para conocer una parte de la belleza y la singularidad que te puedes encontrar a lo largo de la Semana Santa en Zamora.

La Hermandad de Jesús en su Tercera Caída protagoniza uno de los momentos más bellos de la Pasión zamorana en la Plaza Mayor, donde se realiza el estremecedor acto de oración en recuerdo a los hermanos fallecidos, donde los tres grupos escultóricos que procesionan, junto con la Cruz de Yugos y la Corona de Espinas, avanzan por el centro bajo un impresionante silencio, quedando todos los hermanos cobijando a sus imágenes alrededor de la plaza y entonando al unísono La muerte no es el final.

La Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo de la Buena Muerte deja a su vez momentos seculares que se fijan en la retina como el descenso del Santísimo Cristo por la calle Balborraz, donde la única luz de las teas ilumina la escena inspirada en los cuadros de Zurbarán, escena que ha ilustrado diarios internacionales.

También ofrece un marco incomparable el paso de la comitiva por la cuesta de San Cipriano y el Arco de Doña Urraca.

Además, el canto del Jerusalem, Jerusalem en la plaza de Santa Lucía congrega a miles de zamoranos, un canto con el que el coro de la Hermandad traslada al público a épocas pasadas.

 

No hay comentarios