El reivindicativo mensaje de Antonio García Vicente, el niño programador, en el pregón de Fermoselle

El joven ha pedido a los fermosellanos que "peleen porque os mejoren las comunicaciones, las carreteras, los servicios públicos, para que así la gente joven no se vaya como pasó con mi abuelo y como sigue pasando"

FuenteDiana Serrano

El pequeño programador informático, Antonio García Vicente era el encargado este año de dar el pistoletazo de salida a las Fiestas de San Agustín en Fermoselle. Con tan solo 11 años, el joven ha enviado durante su pregón un mensaje muy reivindicativo para los fermosellanos para que «peleen para que así la gente joven no se vaya como pasó con mi abuelo y como sigue pasando».

Antonio es vallisoletano, pero toda su familia materna procede de Fermoselle. Por ello, su pregón ha comenzado con un emotivo recuerdo a su abuelo, José Dacio Vicente Villarino, el pequeño de cinco hermanos que, como muchos antes y ahora, tuvo que emigrar de su querido pueblo para buscar trabajo. El pequeño programador mencionaba en su discurso a todos los hermanos de su abuelo, y sus andanzas por el extranjero y por el resto de España, en busca de un futuro próspero lejos de la localidad. «Quiero que mi pregón sea hoy un homenaje a todos ellos, a mi familia que está y a la que no, a los fermosellanos que se fueron y no pudieron volver, a los que nunca se marcharon y siguieron manteniendo la belleza de este lugar y a los que vuelven ahora orgullosos de sus raíces», reconocía el joven.

Tras este bello recuerdo, el vallisoletano ha sido muy claro con los fermosellanos «ahora mismo tenéis un problema muy grave», en referencia a la gran pérdida de población del municipio. El joven ha comparado a Fermoselle con «un niño que le queda mucho por hacer y prepararse». Antonio ha puesto como ejemplo el pueblo en el que vive, Villanubla, que en 20 años ha triplicado su población invirtiendo en «trabajos que se pueden hacer a distancia, sin necesidad de desplazarse o de vivir en el mismo sitio que se trabaja, y eso permite que en sitios rurales más apartados se puedan desarrollar negocios que antes eran impensables».

Por ello, el programador ha explicado que son los fermosellanos «los padres que tenéis que dar al pueblo todo lo necesario para que se forme y desarrolle adecuadamente». Así que, el joven ha pedido que «peleen porque os mejoren las comunicaciones, las carreteras, los servicios públicos, para que así la gente joven no se vaya como pasó con mi abuelo y como sigue pasando. Que se dé la vuelta a la tortilla, y se produzca el efecto contrario, que sea gente de fuera quien venga y descubra las maravillas que tenéis aquí».

Y con este mensaje cargado de energía y sabias palabras, daban comienzo las Fiestas de San Agustín 2019 en Fermoselle.

No hay comentarios

Dejar respuesta