Deporte, unión y reivindicación en la Transtrevinca 2019 entre Portugal y Sanabria

Casi 100 kilómetros de montaña caminados

FuenteRedacción

La VII edición de la Transtrevinca que discurre entre Bragança (Portugal) y Trevinca se desarrolló durante la jornada de ayer llegando a los casi 100 kilómetros de montaña caminados, para conmemorar el Día Internacional del Medio Ambiente y solicitar justicia ambiental (Carretera de Porto Ya y Sanidad Pública en Sanabria) tal y como mostraba la pancarta que las personas participantes mostraron en la cima de Trevinca.

Pero la travesía Transtrevinca es mucho más que eso ya que la Transtrevinca es una ruta transfronteriza que une pueblos, comarcas, regiones y naciones, es decir, une a la gente en torno a la montaña de Trevinca y todo su patrimonio natural y cultural, poniéndolo en valor “porque no hay que olvidar que la tradición es cosa del futuro. Tanto el viento, la nieve, la lluvia como los ganaderos y ganaderas escribían en los prados de Trevinca construyendo paisaje y ahora venimos a leerlo”, señalan desde CryoSanabria.

En la parte cultural resalta el protagonismo que adquirieron durante la travesía los Caretos de Varge (Portugal) y La Visparra de Vigo de Sanabria, ambas mascaradas tradicionales de invierno. También hay que destacar la vara que los participantes llevaron en forma de relevos donde aparecían palabras en senabrés para intentar potenciar esta lengua en la comarca de Sanabria.

Además de la parte ambiental la travesía de la Transtrevinca destaca porque une el punto más alto y más bajo de Sanabria y se adapta a las estaciones del año, eligiendo esta fecha también por ser la fecha en la cual esta montaña muestra su cara más espectacular con la floración primaveral de urces, xestas y alguna carqueixa y chaguazo.

Asimismo tanto en el tramo nocturno como el diurno se pudo observar fauna local como raposas, marta, nutria, corzos, liebres, ciervos y el águila real.

Esta travesía es especial para todas las personas que participan ya que supone la unión de personas que les gusta caminar por la montaña y apuestan por su respeto y conservación ya que una persona es la que va a la montaña y otra distinta la que regresa.

Para finalizar esta travesía inclusiva e intergeneracional en la que participaron personas de distintos países y edades, después de 21 horas caminadas, culminó sin ningún incidente y hubo una celebración al terminar en la cual todas las personas participantes se pudieron relajar y disfrutar. «En la Transtrevinca no hay desconocidos, solo amigos que todavía no se habían conocido», recuerdan.

No hay comentarios