Ocho ONGs alertan de los riesgos de la mina Valtreixal en Sanabria

Están preparando alegaciones al desarrollo del proyecto en una zona protegida

FuenteRedacción

En relación al proyecto minero de extracción de wolframio-estaño denominado Valtreixal y planteado para la comarca de Sanabria, Ecologistas en Acción Zamora, ASCEL (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo), Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, GREFA (Grupo de Rehabilitación y Estudio de la Fauna), Pangea Verde, Circinaria-Estudio y Conservación, el Colectivo “Huerto del Pozo” y “Cryosanabria”, han alertado de los riesgos que conlleva este proyecto en una zona protegida y están preparando alegaciones sobre el mismo.

Además, han querido hacer pública su opinión al respecto, con 15 razones por las que el desarrollo de este proyecto es perjudicial para la zona:

  1. El proyecto que se pretende desarrollar se ubica en una zona de alto valor ecológico incluida en su totalidad dentro de la Red Natura 2000, en concreto, dentro del ZEC (Zona de Especial Conservación) ES4190033 “Sierra de la Culebra”, una zona protegida por Directivas europeas de trasposición obligatoria a los estados miembros. Choca especialmente este proyecto con el punto 6.3 de la Directiva Hábitat: “A la vista de las conclusiones (…), las autoridades nacionales competentes sólo se declararán de acuerdo con dicho plan o proyecto tras haberse asegurado de que no causará perjuicio a la integridad del lugar”
  2. En esta línea, este proyecto es además incongruente con la conservación de los numerosos valores naturales por los que se ha declarado el ZEC “Sierra de la Culebra” a nivel de la UE y contradice los postulados del documento de gestión de este espacio natural. De hecho, en el Anexo II del documento de gestión (presiones, amenazas y oportunidades de gestión) se considera como “negativo” “Minas y canteras. Explotaciones mineras, que pueden deteriorar algunos hábitats de interés y producir molestias a la fauna más sensible”.
  3. Este proyecto además, está íntegramente planteado en el espacio natural “Sierra de la Culebra”, un refugio de relevancia ibérica y europea para el lobo ibérico.
  4. Este proyecto contribuye de forma sinérgica a deteriorar un poco más, un territorio castigado en los últimos años por los incendios forestales (recurrentes en la zona), las infraestructuras viarias (que han generado enormes impactos en la zona ubicada en el norte), las concentraciones parcelarias y especialmente, por las explotaciones mineras a cielo abierto de extracción de pizarra.
  5. Es importante recordar que los proyectos mineros desarrollados en la Sierra de la Culebra en los últimos años han generado enormes e irreversibles impactos ambientales en el paisaje que además, no han sido restaurados, a pesar de que la legislación ambiental y minera lo obliga. Algunos ejemplos de minas sin restaurar están en Boya (1), en Flechas (2), en Mahíde (1) y en Riofrío de Aliste (en el borde del espacio natural). En la zona de Calabor también se encuentran otras minas de estaño sin restaurar.
  6. Desde un punto de vista ambiental, el proyecto supone una grave alteración del hábitat del lobo ibérico; la zona donde se pretende realizar la mina y a pesar de lo que se afirma en el Estudio de Impacto Ambiental, está ocupada continuamente por la especie y de hecho, la mayoría de las temporadas este espacio se encuentra íntegramente dentro del territorio ocupado por un grupo de lobos (una especie protegida de Interés Comunitario por la Directiva Hábitats 92/43/CEE y el Convenio de Berna).
  7. El desarrollo del proyecto supone además un problema para el hábitat del desmán ibérico, especie endémica del sur de Francia y del norte de la península ibérica. La prevista destrucción de cinco arroyos tributarios que vierten al río Calabor supone el deterioro irreversible del hábitat actual y potencial para esta especie El desmán es una especie protegida y de interés comunitario y la apertura de esta mina, el trasiego de maquinaria pesada y además, la alteración de las capas freáticas supondría un grave riesgo de extinción local; de hecho, el permanente y grave riesgo de contaminación de los arroyos presentes en la zona y el previsible cambio de Ph de esta agua supondría probablemente, la desaparición de los macroinvertebrados de los que se alimenta el desmán y generaría, a corto plazo, una extinción local en la zona.
  8. El desarrollo de este proyecto altera además, el hábitat del águila real, ya que coincide con el territorio ocupado por esta rapaz.
  9. El desarrollo del proyecto destruiría además turberas y arroyos donde existen dos ZII (Zonas de interés para los insectos) y podría repercutir en al menos otras dos ZII.
  10. El desarrollo de este proyecto además supone la destrucción de una extensa superficie ocupada por hábitats de interés comunitario dentro de la red natura 2000 como son los “Brezales secos europeos”. El proyecto además, supone el deterioro de superficies ocupadas por otros ocho hábitats de interés comunitario como los “Brezales húmedos atlánticos de zonas templadas de Erica ciliaris y Erica tetralix”, los “Brezales oromediterráneos endémicos con aliaga”, los “Prados con molinias sobre sustratos calcáreos, turbosos o arcillolimónicos (Molinion caeruleae)”, los “Mires de transición”, los “Roquedos silíceos con vegetación pionera del Sedo-Scleranthiono del Sedo albiVeronicion dillenii”, los “Bosques galeria de Salix alba y Populus alba”, los “Robledales galaico-portugueses con Quercus robur y Quercus pirenaica” y los “Bosques de Castanea sativa”. Desde un punto de vista botánico, el proyecto destruiría además los escasos abedulares que se localizan en uno de los límites de distribución de sus condiciones óptimas.
  11. El desarrollo de este proyecto supone además, del deterioro y la destrucción del hábitat para varias especies piscícolas y de anfibios y reptiles, como el galápago europeo y la rana patilarga. Tampoco es descartable la presencia de salamandra rabilarga en la zona.
  12. Los ruidos, las voladuras, el trasiego de maquinaria pesada y de camiones junto al polvo y a las vibraciones representan otros impactos graves e incompatibles con la conservación de la biodiversidad. Estos elementos generan además otra grave distorsión para el entorno natural como es el impacto visual y pone en riesgo el desarrollo turístico de la zona (pensemos en localidades como Calabor, donde se prevé en unos meses la apertura de un balneario).
  13. Para suministrar energía a la explotación, otro de los elementos asociados a este proyecto minero, es la necesidad de un nuevo trazado de tendido eléctrico de 9562 metros de longitud (desde la subestación de Cobreros).

Además, el desarrollo de este proyecto necesita desviar un tramo de la carretera ZA-925 (entre Puebla de Sanabria y Calabor), otra medida desproporcionada.

  1. Por último, el proyecto contribuye al éxodo rural, un problema grave que caracteriza a este territorio. Representa un modelo de desarrollo ficticio que no beneficia a la población local y que, al generar enormes impactos ambientales, representa una hipoteca al desarrollo de otros proyectos en la zona (como el turismo rural o el turismo de naturaleza).
  2. Este proyecto, previsto para un periodo de 17 años supone beneficios para unos pocos a costa de impactos ambientales que asume toda la sociedad y el entorno, está alejado de un modelo de desarrollo en sintonía con la comarca y es incongruente con la filosofía de la Reserva de la Biosfera “Meseta Ibérica” donde se encuentra este territorio.

No hay comentarios