La lluvia no puede con el Milagro de Empel

La última recreación, marcada por la lluvia y el frío, con momentos a punto de suspenderse

FuenteVerónica Muriel

En este domingo desapacible la Playa de los Pelambres ha sido el escenario del culmen del ‘Milagro de Empel’, una historia que durante todo el fin de semana ha llevado a Zamora al siglo XVI y que ha hecho que el público disfrute y aprenda con hechos del pasado.

Tras las dos recreaciones vividas ayer, el final de la asombrosa victoria del Tercio de Zamora en el denominado Milagro de Empel que ocurrió en 1585 ha atraído a decenas de ciudadanos que han revivido los hechos de una forma muy real y en un marco incomparable que se ha prestado al viaje al pasado.

Durante la jornada de hoy el público zamorano ha vivido la crecida del río que obligaba a las tropas españolas a replegarse y cavar trincheras, momento en el que se encuentra el pequeño retablo de la Virgen considerando el hecho como una señal de la protección divina para que lucharan contra los holandeses.

El Tercio de Zamora aprovechó la helada que el río Mosa sufrió durante la noche, que bloquea los buques holandeses y que permite el paso de los soldados entre las aguas para atacar por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y donde obtuvieron una victoria total que el almirante Hohenlohe-Neuenstein calificó como: ‘Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro’.

La intensa lluvia por momentos llevó a pensar suspender la última recreación pero finalmente ha podido llevarse a cabo con la entrega de los recreadores y el público que ha aguantado el mal día para no perderse el último capítulo.

No hay comentarios

Dejar respuesta