El Impuesto de Vehículos de Zamora, el más barato de CyL

El coste de tener un vehículo en propiedad supone para el castellanoleonés medio un desembolso superior a los 1.700 euros al año

FuenteRedacción

El coste de tener un vehículo en propiedad supone para el castellanoleonés medio un desembolso superior a los 1.700 euros al año, siempre y cuando su compra no esté sujeta a financiación pues, en ese caso, el presupuesto asciende hasta los 4.070 euros.

Así lo pone de manifiesto el Estudio Fintonic ‘Coste del vehículo privado’, en el que se analizan los gastos en los que incurren los ciudadanos por el uso de un coche privado.

Este informe se extrae a partir de datos reales y anónimos de más de 200.000 usuarios de Fintonic, app financiera diseñada para organizar el dinero y ahorrar.

Según se desprende de este análisis, llenar el depósito es la partida que más impacta en el bolsillo de los castellanoleoneses. En 2018 el consumo medio en combustible fue de 827 euros, un 20% más que el ejercicio anterior.

Al mantenimiento del vehículo en talleres le dedicamos 212 euros en Castilla y León, un 8% más que un año antes; mientras que el gasto en parking y peajes crece un 17% y alcanza los 83 euros anuales.

Asimismo, el uso del coche está sujeto a diferentes gravámenes y obligaciones, entre los que se encuentra el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica.

Según un estudio de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), la tasa por un vehículo medio de 11CVF en las capitales de provincia castellano-leonesas oscila desde los 45,67 euros que cobra el Ayuntamiento de Zamora hasta los 68,16 euros que repercute el Consistorio de Valladolid.

Entre medias, se encuentran Ávila, con 57,93 euros; Soria, con 58,38 euros; León, con 58,50 euros; Burgos, con 62,62 euros, Segovia, con 65,88 euros y Salamanca, con 67,76 euros.

A ello se añade el pago del seguro de auto, que es obligatorio contratar, y que en España representa para el ciudadano medio una inversión de 532 euros.

En este caso la cuantía es menor que en 2017, con un descenso del 1,5%, y también se evidencia una caída en el número de usuarios con al menos una póliza a su nombre, que pasa del 70,1% al 64,3%.

Por último, el gasto anual asociado a tener nuestro propio coche asciende de forma exponencial cuando optamos por contratar productos de financiación a la hora de adquirirlo. El 10,6% de los ciudadanos analizados tenía un crédito de este tipo en 2018, frente al 9,7% de 2017.

Se aprecia además un alza en el importe que paga el cliente medio por este aplazamiento en el pago, ya que el año pasado fue 2.370 euros, un 4% más que el anterior.

No hay comentarios