La oposición en bloque frena los presupuestos para 2019

Tras el descarte de todas las enmiendas propuestas por Ciudadanos y la concejala no adscrita, que ponían como condición para aprobar las partidas para 2019, y la negativa rotunda del Partido Popular, Zamora se queda sin el remanente económico para el año que viene por 13 votos en contra frente a los 13 a favor

FuenteDiana Serrano

El Ayuntamiento de Zamora celebraba hoy el Pleno Extraordinario que decidía el futuro de los presupuestos de cara a 2019. Y como se esperaba, la oposición en su totalidad daba su negativa a la aprobación de las partidas que el Consistorio había preparado para el año que viene, tras denegar la coalición Izquierda Unida-PSOE y el Partido Popular todas las enmiendas propuestas por Ciudadanos y la concejala no adscrita.

La primera intervención corrió a cargo de la concejala no adscrita del Ayuntamiento, Cruz Lucas, que criticó duramente que el Equipo Local haya entregado los presupuestos a la oposición «solo con 10 días de antelación», lo cual, según la concejala no adscrita ha dejado «muy poco tiempo para estudiar los presupuestos que rigen esta ciudad». Cruz Lucas considera que las partidas son «el tema más relevante de todo el año, con las que se debe ser muy cautelosos y estudiarlas con detenimiento y cautela, por lo que se necesita más margen para valorarlas como se merecen».

La concejala no adscrita ha justificado su voto en contra de los presupuestos en primer lugar, en que «pese a que se han realizado negociaciones y llegado a acuerdos con el Ayuntamiento, me siento engañada, porque muchos de ellos no se han cumplido por falta de voluntad», y aunque en otras ocasiones «no entorpecía el avance de los presupuestos, ahora no puedo continuar apoyando al Consistorio».

El segundo motivo de Cruz Lucas ha sido la no aprobación de las 8 enmiendas que proponía añadir a las partidas del Ayuntamiento para 2019, que pasaban por un Plan estratégico de atracción de inversiones, medidas para el relevo de autónomos, programas para atraer el turismo de compras en el comercio local y turismo gastronómico, la creación de una aplicación para móvil con rutas turísticas, la creación de una tarjeta turística municipal, un aumento del personal mantenimiento en el Bosque de Valorio, la implantación de red wifi en instalaciones municipales y medidas específicas para barrios con mayores necesidades.

Francisco José Requejo, portavoz municipal de Ciudananos en el Ayuntamiento de Zamora tomó la palabra en segundo lugar para criticar también las «pocas ganas del Equipo de Gobierno de hacer que los presupuestos fueran integradores y flexibles, ya que solo se ha contado con la oposición para negociar los remanentes, y aunque estos fueron firmados el día 20 no se han entregando a los grupos hasta el 29». También ha recordado las «decenas de mociones propuestas por Ciudadanos que se han aprobado en pleno, y las cuales no se han llevado a cabo».

Requejo, igualmente, ha denegado los presupuestos para 2019 del Ayuntamiento durante la votación, al «no apostar por unos presupuestos más abiertos» que incluyan sus enmiendas que incluían una serie de ayudas para la natalidad, una mejora de la calle de los Herreros, unos bancos modernistas para la plaza Sagasta, una mejora del paseo de los Pelambres que incluya las letras de Zamora, instalar iluminación en la plaza Viriato, mejorar la iluminación del puente de Piedra, la contratación de una unidad externa de mantenimiento y una serie de ayudas para el apoyo a los comercios locales.

La tercera intervención corrió a cargo de la concejala portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zamora, Clara San Damián que dejo claro desde el primer momento que su voto para los presupuestos «es no». San Damián considera que su voto se realiza por «coherencia política, porque es intolerable la forma en la que el equipo de Gobierno ha realizado los presupuestos, por su incapacidad para negociar los presupuestos o por la falta de inclusión de las mociones en el presupuesto aprobadas en pleno, ni siquiera aquellos de sus socios de gobierno».

Aunque una de las cuestiones en las que más preocupación ha mostrado San Damián son los informes de los técnicos sobre las partidas del 2019. La Popular ha explicado que el informe de fiscalización de intervención «advertía del riesgo sobre la sostenibilidad financiera y la bajada de saldo, lo cual hace imprescindible actuar sobre los precios y las tasas y subir los impuestos». Y de haber aprobado estas partidas, San Damián considera que «se llegaría a una inestabilidad presupuestaria a medio plazo».

La concejala Popular califica, además, estas partidas como «el día de la marmota, son un calco del año anterior, que viene por el bajo grado de ejecución de los proyectos del año pasado, solo un 23%, en el siguen estando las mismas obras como Banco de España, matadero y el paso del ferrocarril en la calle Cañizal».

Ante las acusaciones y la negativa en bloque de toda la oposición, el alcalde del Ayuntamiento de Zamora, Francisco Guarido tomaba la palabra para aclarar las cuestiones planteadas por la oposición. El jefe del Gobierno Local explicaba que «es muy consciente de que hay que plantearse una nueva política de tasas, los tributos no van a seguir bajando y se revisarán aquellas que llevan muchos años en el mismo estado». También ha defendido el cumplimiento «global» del equipo de Gobierno con respecto a las propuestas hechas el año pasado, «puede que algunas cuestiones no haya podido realizarse, o se hayan hecho más lentamente de lo deseado, pero se han realizado muchas de las iniciativas como la política de incentivos para las empresas, el proyecto para los dos polígonos industriales o la mejora del parque de los Tres Árboles».

Finalmente, justo antes de la votación, el acalde de la capital ha advertido a la oposición sobre las consecuencias de no aprobar los presupuestos presentados, que «perjudicarán mucho al próximo equipo de Gobierno, que cuando aterricen en el Ayuntamiento y tenga que hacer un nuevo presupuesto, no lo tendrán listo hasta octubre de 2019». Por último, mostraba su preocupación porque el fallo negativo significará que «no haya presupuestos participativos porque las inversiones no se prorrogan y no podrán darse subvenciones nominativas».

Pese al discurso de Guarido, la votación se resolvía con 13 votos en contra, toda la oposición, frente a los 12 a favor del equipo de Gobierno, que finalmente frenaba los presupuestos del próximo año.

No hay comentarios