Llanto humorístico para despedir a Don Carnal de Zamora

Centenares de personas participan en el el entierro de la sardina con el que la ciudad despide los festejos de carnaval hasta el próximo año

Cuando lo divertido se acaba llega el momento del lamento. Esta situación que se produce en muchas situaciones de la vida también se vive en el carnaval donde el miércoles es el día en el que se procesa el entierro de la sardina con el que se clausuran los festejos en honor a Don Carnal.

Este fin de fiesta marcado por el luto y el pesar por el fin de la festividad volvió a ser durante la tarde noche de hoy en Zamora con la sentida despedida que los grupos zamoranos dan al carnaval hasta el próximo año. Un acto final que como es tradición es protagonizado por los grupos de teatro Juan del Enzina, Atrezzo, Natus y Fantasía.

Así las cosas, más de un centenar de personas que formaban la comitiva fúnebre estuvieron acompañados en las calles por muchos zamoranos que se sumaron a los actos funestos del carnaval. Dicho desfile, que partió desde Santa Clara, estuvo formado por la presencia de un coche fúnebre tirado por un asno, sacerdotes oficiando el entierro, religiosas así como las tradicionales viudas y viudos plañideras que mostraban compungidas su pesar por el fin de los festejos acompañando a la sardina en sus últimos momentos de vida. Una vida de una sardina que era acompañando en sus últimos momentos por sus familiares más allegados al ritmo de tambores.Una jornada de fin de fiesta carnavalera que respeto hasta la lluvia que no hizo su aparición durante este peculiar entierro.

La comitiva, marcada por el riguroso luto en las vestimentas negras de los participantes, partió desde la calle Santa Clara para continuar por Plaza Santiago, Calle San Torcuato, Plaza Sagasta y Plaza Mayor.

Finalmente, en el centro de la plaza, donde concluyó el desfile frente al Ayuntamiento, tanto los participantes como los asistentes rodearon a la sardina en las ultimas oraciones carnavalescas antes de proceder a su incineración con la quema de los petardos que portaba el pez en su interior que ardió poniendo fin a la presencia de Don Carnal en Zamora hasta el próximo año.

No hay comentarios

Dejar respuesta