Juicio por acuchillamiento en Morales: “No la maté porque no quise”

La acusación particular y el fiscal piden la condena máxima para el anciano que acuchilló a su exmujer en Morales del Vino

Este jueves, la Audiencia Provincial de Zamora ha iniciado el juicio contra A.N.F., de 88 años de edad, por un delito de asesinato en grado de tentativa, lesiones y amenazas. El hombre está acusado de acuchillar a su expareja a las puertas de un supermercado en la localidad de Morales del Vino, el pasado 5 de octubre de 2015, de causar lesiones a un vecino que intervino para salvar la vida a la mujer y de amenazar a otra testigo. Los hechos sucedieron después de que, tras 26 años de relación, la pareja se separara y unos meses después se produjera la agresión con varios testigos presenciales, cuando la mujer recibió hasta siete puñaladas.

El acusado ha expuesto en el juicio celebrado esta mañana en la capital que el día en el que ocurrieron los hechos se encontró con su expareja en las inmediaciones del supermercado de la localidad y, tras discutir con ella en la calle reclamándole unos bienes, que el acusado asegura que eran suyos, le clavó el cuchillo que llevaba en el bolsillo. “No sé cuantas cuchilladas le di. Mi intención no era matarla, no sabía lo que hacía. No quería matarla, por eso no lo hice”, ha asegurado el acusado. Además, el hombre ha explicado: “No sabía lo que había hecho hasta que vi la sangre en mis manos”. En ese momento asegura, “miré a Rosalía y dije; ¡Dios mío! ¿Qué he hecho?”.

Por su parte, la víctima reconoció que temió por su vida cuando vio al agresor con el cuchillo en la mano dirigiéndose a ella al cuello en dos ocasiones y posteriormente al abdomen y cerca del corazón. “Llevaba una bufanda y él estuvo mucho tiempo agarrado a la bufanda. Solo recuerdo una cuchillada, después caí al suelo y ya no me acuerdo de más”, asegura la mujer.

Asimismo, la agredida ha explicado la relación con el hombre como una relación marcada y dominada por los celos, “me acusaba de estar con algunos vecinos y serle infiel, por eso decidí separarme en mayo de 2014”. Así lo ha declarado en el juicio, oculta tras un biombo que preservaba su identidad en la sala. Y es que la mujer no quería hacerle frente al agresor ya que desde ese momento y a día de hoy se encuentra bajo tratamiento.

Según uno de los testigos de la agresión, el anciano gritaba “la mato, la mato”. Además, la mujer testigo del acuchillamiento asegura que se vio obligada a intervenir interponiendo su bolso delante de la víctima cuando el agresor iba directo a clavarle el cuchillo en el cuello a la víctima. “Intentó por segunda vez acuchillarle en el cuello y es cuando puse el bolso delante del cuello de ella. Yo creo que es lo que le salvó, ya que cortó dos veces el bolso”, asegura la testigo.

El fiscal ha pedido 21 años de prisión para el acusado siendo 14 años y 11 meses por intento de asesinato, 5 años por las lesiones que ocasionó al guardia civil jubilado que intervino en el altercado y que recibió una puñalada en la espalda, lo que le ha ocasionado secuelas, y dos por las amenazas a una barrendera que también intervino.

La acusación particular se adhiere a la pena que solicita el Ministerio Fiscal. Además, tanto el fiscal como la acusación particular han pedido el ingreso inmediato del acusado en prisión, ya que “si no está en prisión es premiar la actitud y conducta de este hombre”.

El abogado del acusado, que ha anunciado modificaciones en sus conclusiones al finalizar el juicio, admite los dos delitos de lesiones, tanto a la víctima como al guardia civil jubilado, por lo que pide cuatro años y nueve meses de prisión. Por último, el acusado ha manifestado su último deseo. “Pido clemencia”.

No hay comentarios

Dejar respuesta