Dos bronces para dar alegría al judo zamorano

En el Campeonato Autonómico Junior

Este pasado domingo se celebró en el pabellón Pilar Fernández de la capital vallisoletana el campeonato autonómico de Judo en la categoría junior. A la cita acudían los judocas del Club Gokyo y del Club Judo Morales.

La situación no comenzaba muy bien pues una lesión de ultimísima hora de Ainara Santos del Club Judo Morales la apeaba muy a su pesar de esta competición. Tras esto, el resto de competidores representantes accedían al pesaje donde ningún representante tuvo problemas, afrontándolo sin mayor importancia.

El primero en saltar al tatami fue el representante del Club Gokyo Ignacio Rodríguez en la categoría de – 66Kg, que tras pasar la primera ronda en la categoría con mayor representación, no pudo avanzar a las rondas finales y perdió la opción de repesca en el último combate. Ignacio todavía es cadete, por lo que competía en una categoría superior y en un peso que no es el suyo, porque se encuentra en preparación todavía para su campeonato autonómico en el mes de marzo.

Las alegrías para el judo zamorano llegaron de la mano de las hermanas Sarmiento del club Judo Morales.

Raquel J. Sarmiento que competía en una categoría y peso superior -52kg (pues es competidora cadete de la categoría de -48Kg); demostró que es una competidora que nunca da nada por perdido y nunca se rinde. Pese a que los combates de esta categoría tienen una duración de cuatro minutos, el primer combate de Raquel con una de las favoritas del Judo Club Palencia duro 7 minutos y 46 segundos, tiempo en el que Raquel finalmente se alzaba como vencedora tras una inmovilización a la contrincante. Tras esto, fue pasando rondas hasta llegar al combate de pase a final donde a pesar de estar muy parejo no pudo superarlo. Finalmente la judoca competía con otra de las favoritas alzándose ganadora del combate y obteniendo el bronce de la categoría.

Por su parte Anushtha Sarmiento en -57kg, realizó unos combates maravillosos llenos de un Judo exquisito. Anushtha fue superando todas las rondas con superioridad pues ganó todos los combates por Ippon (máxima puntuación), hasta llegar a semifinales donde un pequeño error y un arbitraje un poco flojo (en nuestra opinión), hizo que no pudiera pasar a la final. Tras esto, la judoca se reponía de este mazazo y en el combate de disputa del bronce volvió a la senda del buen Judo y acabó imponiéndose a lo grande logrando ganar el metal por Ippon.

Dos bronces de estas dos hermanas que esperan sirvan para que puedan estar en el campeonato de España representando a Castilla y León. Desde la delegación Zamorana de Judo quieren dar la enhorabuena a estos magníficos deportistas y decir que el judo zamorano está viviendo unos años magníficos gracias al trabajo, dedicación y sacrificio de todos.

No hay comentarios