El Mirador del Troncoso se transformará en el “Rincón de la Poesía”

La inauguración formal tendrá lugar mañana a partir de las siete de la tarde con un recital de música y poemas en la que participarán distintos autores y creadores zamoranos

Coincidiendo con el 135 aniversario del nacimiento de León Felipe, el mirador del Troncoso se convertirá a partir de mañana en el “Rincón de la Poesía”, gracias a una iniciativa del colectivo KoloreZ que cuenta con el apoyo de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Zamora.

El proyecto relaciona la poesía con el arte urbano, y ha sido presentado esta mañana en el Ayuntamiento por la concejal de Cultura. Mª Eugenia Cabezas, junto con el impulsor del colectivo KoloreZ, Víctor Hernández, y el muralista Antonio Vázquez.

Según manifestó la concejala de Cultura se trata de una iniciativa en la que se conjuga la poesía, la música y la creación artística, que supone además la rehabilitación y recuperación de un espacio emblemático que “aunque está bien en líneas generales tiene otras coas que no están tan bien y necesitan mejorar”. Mª Eugenia Cabezas recuerda que esta iniciativa viene a coincidir también con una propuesta planteada por el Grupo Popular para recuperar los murales de poesía en el Casco Antiguo.

La inauguración formal tendrá lugar mañana a partir de las siete de la tarde con un recital de música y poemas en la que participarán distintos autores y creadores zamoranos. Y respecto a la configuración del entorno el espacio circular del mirador, que Antonio Vázquez denomina “el ojo”, ha sido decorado con tres poemas de los tres poetas zamoranos más conocidos, como Claudio Rodríguez, León Felipe y Jesús Hilario Tundidor; mientras que la travesía del Troncoso albergará el árbol de la poesía con la reproducción de un total de 65 poemas zamoranos, que irán desde el Romancero y Juan Gil de Zamora hasta los nuevos poetas actuales.

El propósito de esta iniciativa es, según Víctor Hernández, conjugar la poesía con la música y las personas en un espacio destacado que se encuentra dentro de la ruta de Claudio Rodríguez, unir ciudadanía y ciudad en la cultura, y ofrecer una nueva cara a ciertos espacios del Casco Antiguo, tanto para los propios zamoranos como para los turistas que nos visitan.

Por su parte Antonio Vázquez, como encargado de la parte estética, destaca la recuperación de un espacio “bastante degradado”, con una intervención artística en la que predominan los colores básicos “porque con ellos se pueden configurar todas las tonalidades, lo mismo que con las palabras sencillas se da forma a la poesía”, y la utilización también del blanco y negro en la configuración de los espacios, que le imprime un aspecto más limpio y minimalista.

Tanto la concejala como los principales artífices de la iniciativa consideran que esta propuesta surge con “voluntad de permanencia” y confían en que después de esta intervención el espacio del Troncoso permanezca en adecuadas condiciones ya que, como apuntó Víctor Hernández, “el vandalismo se mejora y el arte se respeta” .

No hay comentarios