La iglesia de Santa Lucía, declarada Bien de Interés Cultural

El Consejo de Gobierno ha autorizado este jueves la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento

El Consejo de Gobierno ha autorizado este jueves la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento a la iglesia de Santa Lucía en Zamora y se ha delimitado un entorno de protección por su ubicación en el casco histórico de la ciudad, en un área cercana al puente de piedra que cruza el río Duero y en un conjunto monumental de “notable interés” patrimonial conformado por la traza de la iglesia y la proximidad a la Casa del Cordón.

La iglesia de Santa Lucía está situada en plaza de su mismo nombre, en pleno casco histórico de Zamora, es parte del Museo provincial y se utiliza como almacén de material arqueológico, integrándose en el recorrido visitable de la exposición museística.

De su fábrica románica, solo restan el muro norte y parte del hastial, su imagen actual es el resultado de las numerosas reformas sufridas a lo largo de su historia. En el siglo XIV, se construyeron los grandes arcos diafragma de la nave y a comienzos del siglo XVI, se construyó a los pies de la nave meridional del templo, la Capilla de la Soledad, con una magnifica crucería gótica.

En el acceso a la capilla una cartela señala que fue mandada hacer por Antón Hernández y su mujer Benita Lozana en 1522, “aunque esta fecha pudiera responder tanto al momento de su construcción, como a la fecha de su patronazgo”.

En el siglo XVII, se reformó la cabecera, abriendo en el testero de la Capilla Mayor un camarín típicamente barroco y realizándose la portada meridional, de sencilla composición manierista. Durante el siglo XVIII debieron voltearse las bóvedas tabicadas que cubrieron los tres tramos de la iglesia, hoy desaparecidas. Ya en 1745 se levantó la espadaña situada en el hastial.

En 1731 el patronato de la capilla recayó en la familia de don Blas de Zuezo, situada delante del altar de la capilla y oculta hasta 1986, fecha en que la iglesia pasó a ser almacén del Museo Provincial de Zamora y se acometieron diversas obras de acondicionamiento para adecuar el edificio a su nuevo uso museístico.En el año 2008, tras la intervención promovida por Zamora Románica, se ha puesto al descubierto un “interesante conjunto de pinturas murales” que habían permanecido ocultas tanto en la iglesia, en la bóveda de la capilla mayor, en la del crucero, y en la capilla de la soledad, que van desde el siglo XV las más antiguas, hasta el siglo XVI, XVIII y XIX.

No hay comentarios

Dejar respuesta