Denuncian a la chatarrería donde se produjo un grave incendio

FuenteEuropa Press
Imagen: Europa Press

La Guardia Civil, a través del Seprona, investiga las causas del incendio registrado el pasado día 17 de julio en el interior de las instalaciones de una chatarrería de Valladolid que afectó a residuos que tenía acumulados, todos ellos vehículos al final de su vida útil, según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

El incendio provocó una columna de humo negro visible desde varios puntos de Valladolid que se extendió sobre la ciudad. La aparatosidad del incendio llevó a decenas de vecinos a avisar al servicio de emergencias 112 en los minutos siguientes.

En el lugar de los hechos, los integrantes del Seprona observaron que se habían quemado aproximadamente unos 200 vehículos al final de su vida útil, acumulados como chatarra. Asimismo, dentro de las instalaciones, se encontraban acumulados diferentes tipos de residuos de distintas tipologías, como envases de productos tóxicos o peligrosos, neumáticos fuera de uso, maderas y numerosas bombonas de diferentes gases.

Realizadas las correspondientes gestiones, se constató que el incendio lo provocó un equipo de soldadura que realizaba trabajos en uno de los vehículos apilados. También se pudo comprobar que la mercantil no se ajustaba a los condicionantes establecidos en las autorizaciones pertinentes para el tratamiento de los residuos, que en el momento del incendio se encontraban almacenados en las instalaciones.

Por tales hechos, la Guardia Civil ha puesto en conocimiento de las autoridades competentes diversas infracciones, concretamente al Servicio Territorial de Medio Ambiente y al Servicio Territorial de Economía (Sección de Industria y Competitividad) de la Junta de Castilla y León por las irregularidades cometidas a la Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y Suelos Contaminados y a la Ley 6/2014, de 12 de Septiembre, de Industria de Castilla y León.

Las infracciones denunciadas alcanzarían multas de entre 901 hasta los 45.000 euros, excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa oscilaría entre los 9.001 y los 300.000 euros, además de la inhabilitación para el ejercicio profesional por un periodo de tiempo no inferior a un año.

No hay comentarios

Dejar respuesta