Detenidos en La Rioja dos históricos atracadores buscados en Valladolid

La Guardia Civil les ha detenido al intentar asaltar una sucursal bancaria en El Villar de Arnedo

FuenteEuropa Press
Momento de la detención (Foto: Guardia Civil)

La Guardia Civil atribuye a los dos «históricos» atracadores detenidos en La Rioja, en el marco de la operación ‘Praedova’, sendos robos ocurridos en sucursales bancarias de Mota del Marqués (Valladolid) y Corrales del Vino (Zamora).

Los dos individuos, P.M.A y M.F.A, de nacionalidad española y de 60 y 64 años, respectivamente, han sido arrestados en el mismo momento de intentar asaltar una sucursal bancaria en el municipio riojano de Villar de Arnedo.

A estos individuos se les atribuyen atracos cometidos en Corrales del Vino (Zamora) en el mes de marzo de este año y, casi dos meses después, el 9 de mayo, en Mota del Marqués (Valladolid).

En este último caso, el atraco se registró en una sucursal de Unicaja, donde dos personas, una de ellas armada, se apoderaron de un botín próximo a los 35.000 euros. El robo se produjo sobre las 8.45 horas, cuando un hombre llamó al timbre de la entidad y al serle franqueada la puerta se ha puso una capucha y una bufanda para, acto seguido, sacar un arma corta con la que amenazó a los tres empleados que en ese momento se hallaban en el interior.

Tras conducir a los tres trabajadores hasta una habitación cuya puerta no llegó a cerrar y obligarles a permanecer tumbados, una segunda persona accedió a la sucursal y fue entonces cuando los dos atracadores permanecieron allí por espacio de unos diez minutos a la espera de que concluyera el sistema de retardo de apertura de la caja fuerte.

Una vez que la caja quedó abierta, los atracadores se apoderaron de una cantidad de entre 25.000 y 35.000 euros y huyeron de la sucursal, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al caso.

En el caso de Corrales del Vino, el suceso se produjo el 20 de marzo en una sucursal ubicada en la Plaza Mayor, también por parte de dos individuos que también iban armados.

Inicio de la investigación

La investigación se inició tras el estudio llevado a cabo por las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de las Comandancias de Valladolid y Zamora, así como de la Sección de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil.

Esta última participó en su cometido de apoyar y coordinar aquellas investigaciones relativas a delitos contra el patrimonio, cometidos bien por organizaciones o grupos criminales, que por la profesionalidad de los mismos, por la gravedad de sus actuaciones o bien por la alarma social producida como consecuencia de la violencia empleada en las acciones delictivas cometidas, precisasen de la implicación de los miembros de este grupo de investigación.

Fruto de este análisis, los agentes pudieron corroborar la vinculación de dos conocidos delincuentes en la ejecución de tres atracos en entidades bancarias, todos perpetrados con violencia e intimidación y mediante el uso de aparentemente siempre la misma arma de fuego.

Estos atracos se perpetraron en las provincias de Navarra, Zamora y Valladolid, en los pasados meses de febrero, marzo y mayo, respectivamente, habiendo generado una gran alarma social por la peligrosidad y contundencia de su ejecución.

De esta manera, se obtuvieron una serie de elementos indiciarios, que situaron a estas dos personas en distintos escenarios de los hechos descritos, además de ser el modus operandi de todos los atracos muy significativo para los agentes, que ya detuvieron a una de estas personas en el año 2010 por hechos similares.

Ya centrados en estas personas como objetivos prioritarios, según se fue avanzando en la investigación los agentes pudieron corroborar los movimientos llevados a cabo por los investigados para planificar posibles atracos.

Consistían primeramente en realizar rutinas como el estudio de rutas por pequeñas localidades con sus propios vehículos, con el fin de seleccionar posibles sucursales bancarias a asaltar, analizando las medidas de seguridad con que cuentan las mismas, así como horarios de apertura y cierre, vías de huida, itinerarios, etcétera.

Una vez seleccionada la entidad, volvían días después para acceder a la misma, trasladándose para ello en vehículos de su propiedad, pero en esta ocasión, cambiando las placas de matrícula por unas sustraídas en las inmediaciones del municipio, evitando así una posible relación con los hechos.

Ya en la puerta de la sucursal y caracterizado con peluca, gafas, guantes y demás elementos que dificultasen su identificación, accedía uno de ellos al interior, amenazando a continuación a empleados y clientes con un arma corta y facilitando el acceso al otro componente.

Una vez dentro, primeramente intentaban actuar sobre la caja fuerte de la sucursal, y si no era posible, se conformaban con la caja de atención al público. Una característica común en sus «golpes» era el quedarse con el DNI de los clientes, para tenerles identificados y amenazarles en el caso de que avisasen a las fuerzas de seguridad.

Esta operación ha sido llevada a cabo por la Sección de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, junto con las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de las Comandancias de Valladolid y Zamora, así como con distintas Unidades territoriales de la Zona de la Guardia Civil de La Rioja.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Valladolid, el cual ha decretado prisión sin fianza para los dos detenidos.

No hay comentarios