En libertad el monitor de Hornillos detenido por presunto abusos a menores

La Audiencia Provincial ha estimado el recurso de la defensa para su excarcelación

FuenteEuropa Press

La Audiencia de Valladolid ha acordado la puesta en libertad del monitor que en el verano de 2018 fue detenido como presunto autor de abusos sobre menores a los que tenía bajo su cargo en un campamento de Hornillos de Eresma, al prosperar el recurso de apelación interpuesto por su abogado defensor.

Aunque el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medina del Campo, encargado de la investigación de los hechos, había rechazado el recurso de reforma contra el auto de prisión, el posterior de apelación ante la Sección Cuarta de lo Penal ha sido finalmente estimado, con lo que el investigado quedó el pasado miércoles, 20 de marzo, en libertad provisional con cargos, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El acusado recupera así la libertad nueve meses después de que quedara ingresado en el Centro Penitenciario de Valladolid, si bien la Audiencia Provincial, en su auto, fija como medidas cautelares la prohibición de comunicar con las presuntas víctimas así como de participar en actividades que impliquen contacto con menores, como por ejemplo campamentos. A ello se suma la suspensión que, vía administrativa, pesa sobre él para el ejercicio de este tipo de actividades.

El auto de la Sección Cuarta de lo Penal fundamenta la puesta en libertad del acusado en la falta de justificación de su mantenimiento entre rejas a tenor de los hechos objeto de la presente causa, máxime cuando en principio se llegó a barajar la veintena de afectados y el número final ha quedado reducido a tres o cuatro que han confirmado los hechos, consistentes en tocamientos, al parecer, por encima del saco de dormir, según apuntaron las mismas fuentes.

La reducción de posibles víctimas se produce después de las retractaciones del resto y una serie de contradicciones observadas también a lo largo de la fase de diligencias previas que está a punto de concluir.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Medina del Campo (Valladolid) decretó el 28 de junio del pasado año el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del monitor acusado de un presunto delito de abusos sexuales sobre casi una veintena de niños en un campamento en un campamento Hornillos de Eresma.

Tras la comparecencia del acusado en sede judicial, donde se acogió a su derecho de no declarar, la juez fundamentó entonces su encarcelamiento en la gravedad de los hechos que se le imputan y en el riesgo de fuga, y ello a pesar de que su letrado solicitara, sin éxito, su libertad provisional aludiendo al arraigo social del defendido.

También había propuesto la defensa la aplicación de medidas cautelares, como la prohibición de aproximarse a las supuestas víctimas y de comunicarse con ellas por cualquier medio, cosa que ahora establece la Audiencia Provincial como requisito para mantenerle en libertad provisional.

El encarcelado está acusado de infligir a los menores tocamientos en sus partes íntimas. La detención del monitor, de unos 30 años y vecino de Medina del Campo, se produjo bajo la acusación de haber abusado de menores, con edades comprendidas entre los 8 y 12 años procedentes de Madrid y que se encontraban en el campamento ‘El Trasto’, de la empresa Campa y Ocio y Tiempo Libre.

La noticia provocó una honda consternación en esta pequeña localidad de no más de 200 habitantes y situada a 45 kilómetros de la capital.

No hay comentarios