Imputado por pornografía infantil el detenido con 30.000 archivos

Sobreseídos los abusos sobre sus hijos. La exmujer se había tratado de personar como acusación particular contra el investigado

FuenteEuropa Press

El Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid ha dictado auto de imputación por delito de posesión y difusión de pornografía infantil contra el vallisoletano A.J.C, en cuyo domicilio la policía se incautó de más de 30.000 archivos de carácter pedófilo de extrema dureza, si bien se ha sobreseído la causa contra él por delito contra la libertad sexual sobre sus dos hijos, menores de edad.

El auto de la jueza de instrucción recoge así la postura de la Fiscalía de Valladolid, que, a la vista de lo actuado hasta la fecha, pidió la tranformación de la causa en procedimiento abreviado, como así ha ocurrido finalmente, al considerar que los hechos de los que venía siendo investigado A.J.C. revisten caracteres de un delito de pornografía infantil, al tiempo que abogaba por el sobreseimiento provisional de aquellos hechos que pudieran ser calificados como delitos contra la libertad sexual, «al no existir, de momento, prueba bastante de los mismos», según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La exmujer del detenido, cuya personación en la causa como acusación particular contra el detenido había sido denegada, ha recurrido para que el investigado responda también, además de por el delito de pornografía, por el de aquellos posibles que hubiera podido cometer contra la libertad sexual de su hijo y su hija, ambos menores de edad, a fin de que pueda figurar como parte acusadora.

La expareja, en contra del criterio de la instructora y de la acusación pública, entiende que de las actuaciones se deduce que se ha podido producir algún tipo de abuso sexual sobre sus hijos, algo de lo que no hay indicios a tenor de la investigación policial, tal y como recogen tanto Fiscalía como la juez instructora.

Por su parte, la defensa del acusado, que no descarta iniciar acciones contra la exmujer por delito de denuncia falsa, atribuye la personación de ésta a una estrategia para ganar posiciones en el proceso de modificación de medidas.

El presunto pedófilo se encuentra en prisión desde el pasado 28 de noviembre, cuando fue detenido. Al parecer, para realizar conexiones de un modo seguro y garantizar su anonimato, el ya detenido recurría a la vulneración de redes WiFi de sus vecinos para realizar conexiones de un modo seguro y garantizar así su anonimato.

Los agentes constataron además que presumía en Internet de mantener relaciones sexuales con su hija menor de edad, sin que realmente se hayan llegado a producir esos hechos. La propia niña ha negado categóricamente haber sufrido abusos sexuales algunos por parte de su progenitor.

La investigación comenzó a finales de 2015 cuando, a través de Interpol, cuado los agentes recibieron una comunicación procedente de la policía suiza en la que se indicaba que habían detectado a un usuario ubicado en España con «multitud» de archivos de explotación sexual infantil a disposición de sus contactos en Internet.

Tras la investigación inicial, desarrollada con la información recibida de Suiza, los agentes no lograron definir su localización exacta debido a las fuertes medidas de seguridad que adoptaba.

Meses después, y también vía Interpol, la policía alemana emitió una nueva comunicación acerca de lo que en un principio indicaba ser otro usuario de esta misma red, también ubicado en España, y que, del mismo modo, contaba con una «ingente» cantidad de archivos ilegales que ofrecía a modo de intercambio a sus contactos.

Toda la información con la que se contaba hasta el momento fue analizada utilizando un software específico, que permite identificar las conexiones que realizan los usuarios que distribuyen archivos de pornografía infantil a través de esta red.

Al consultar el historial de estas conexiones realizadas, los investigadores comprobaron que desde las direcciones IP utilizadas por él, también se había accedido a las cuentas del primer usuario que estaba siendo investigado desde el año 2015. «De esta manera se determinó que se trataba del mismo objetivo, además de identificar otras tres cuentas de las que hacía uso con el mismo fin de realizar intercambios de material audiovisual con pedófilos de todo el mundo». han explicado las mismas fuentes.

También se pudo verificar que el detenido recurría al uso de aplicaciones específicas y malware para descifrar las contraseñas de seguridad de las redes WiFi de su entorno cercano, en este caso de sus vecinos. Así realizaba las conexiones de un modo más seguro y garantizaba su total anonimato, lo que dificultó la labor policial al no poder centrar con exactitud su ubicación.

De forma paralela, y en otra investigación contra la distribución de pornografía infantil en una red social que se había saldado con la detención de un hombre en Canarias, se detectaron conversaciones entre éste y el usuario que estaba siendo investigado en las que se referían de forma pormenorizada a episodios de violaciones a diversos menores de edad, uno de ellos de 9 años.

PRESUMÍA EN INTERNET

Los agentes realizaron «numerosas gestiones» para identificar a este individuo hasta lograr averiguar su identidad y descubrir su actividad oculta en redes sociales y en foros de internet de temática sexual infantil y tuvieron conocimiento de la «gran cantidad» de comentarios que publicaba, «presumiendo acerca del amor prohibido que vivía con su hija menor y en los que también compartía consejos con otros hombres acerca de cómo tratar a las niñas e iniciarlas en el amor paterno-filial».

Con toda esta información los agentes lograron averiguar la localización exacta del investigado en Valladolid y procedieron a su detención. Tras la entrada y registro de su domicilio se intervino un disco duro en el que se almacenaban 40.646 archivos de material de explotación sexual infantil de «extrema dureza» además de su teléfono móvil desde el que accedía a los foros en los que efectuaba la publicación de los comentarios de incesto.

La Policía ha significado que la colaboración con la policía suiza y alemana, vía Interpol, ha resultado «clave» para dar con su ubicación en España.

No hay comentarios