Vivió una auténtica pesadilla a través de WhatsApp

Los investigadores pudieron comprobar que se habían publicado varios anuncios en páginas web de contactos insertando fotografías sugerentes de la denunciante en los que supuestamente se ofrecía para concertar encuentros sexuales con otras personas

Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de una joven de 19 años como presunta autora de un delito de coacciones.

Los hechos se denunciaron en la Comisaría de Las Delicias de esta ciudad a principios del mes de septiembre. La víctima, una mujer joven,  relataba que  estaba recibiendo numerosas llamadas y mensajes a través de WhatsApp procedentes de personas desconocidas que se ponían en contacto con ella haciéndole proposiciones de contenido sexual, situación que se prolongó durante  un mes, generándole una gran ansiedad y desasosiego.

Tras realizar los oportunos rastreos en internet el Grupo de Investigación Tecnológica (GIT) pudo comprobar que se habían publicado varios anuncios en páginas web de contactos sexuales insertando fotografías sugerentes de la denunciante en los que supuestamente se ofrecía para concertar encuentros con otras personas, apareciendo el número de teléfono personal de la denunciante, como contacto.

La víctima recibía numerosas llamadas y mensajes de contenido sexual, a cualquier hora del día, incluso por la noche y de madrugada, lo que le generó una gran ansiedad, teniendo finalmente que cambiar su número de teléfono y eliminar sus cuentas en diferentes redes sociales, como único medio para que dejaran de llamarla y molestarla, lo que le generó molestias y trastornos de todo tipo.

Aún con las dificultades que supone identificar a la persona responsable de estos hechos, debido al anonimato que confiere internet, los investigadores lograron detener el pasado martes día 6, a la presunta autora tratándose de una joven sin antecedentes, conocida de la denunciante con la que había tenido problemas con anterioridad pero que nunca hubiera sospechado que podía hacer algo así.

Se le imputa un delito de coacciones a través de Internet que se conoce como “stalking”  tipificado en el art. 172 Ter punto 3 del Código Penal y castigado con penas de prisión de tres meses a dos años.

La operación  ha  sido desarrollada por efectivos del Grupo de Investigación Tecnológica de la Brigada Provincial de Policía Judicial perteneciente a la Comisaría Provincial de Valladolid.

No hay comentarios