Dos médicos de quilates en Valladolid

NoticiasCyL Valladolid charla con Fernando Centeno Malfaz, cardiólogo infantil, y con José Heriberto Amón Sesmero, dos profesionales de la capital del Pisuerga que figuran entre los 50 especialistas más valorados de 2019 en España, según el listado en el ámbito de la medicina privada en la VI Edición de los Top Doctors Awards

FuenteAlvar Salvador
Fernando Centeno Malfaz a la derecha y José Heriberto Amón Sesmero a la izquierda. Fotografía cedida a NoticiasCyL Valladolid

La calidad de los profesionales sanitarios en España en general está ampliamente contrastada. La de los de Valladolid, también. Fernando Centeno Malfaz, cardiólogo infantil, y José Heriberto Amón Sesmero, urólogo, están entre los 50 mejores espeacilistas de España según el listado en el ámbito de la medicina privada en la VI Edición de los Top Doctors Awards.

Este galardón tien un doble valor. Primero reconoce el gran nivel de su labor diaria y segundo, el reconocimiento viene dado por el propio colectivo médico y de especialistas de cada área, que son los encargados de realizar la nominación a través de un proceso de encuesta abierta dirigida a los profesionales colegiados que quieran participar.

Hablamos de esta importante mención y de muchas cosas más con estos dos profesionales en la siguiente entrevista.

Fernando Centeno Malfaz. Cardiólogo Infantil. Jefe de servicio de Pediatría del Hospital Universitario Río Hortega. Jefe de Pediatría del Hospital Recoletas Campogrande.

Pregunta. ¿Qué supone para usted estar dentro de los 50 especialistas más valorados de 2019 según la VI Edición de los Top Doctors Awards?

Respuesta. Es un auténtico orgullo poder estar en este selecto grupo. No deja de ser un listado sin más importancia, pero supone un reconocimiento al trabajo bien hecho, y eso siempre es motivo de satisfacción.

P. ¿Cómo se enteró de que es uno de los 3 médicos de Castilla y León que están dentro de la lista?

R. Me enteré del premio a través de Twitter porque me citaron como uno de los premiados. Posteriormente me lo comunicó la propia plataforma de TopDoctors. Y por supuesto, ha tenido mucha repercusión en la prensa, pues me han llegado felicitaciones de toda España.

P. Supongo que la satisfacción será mayor cuando han sido los propios compañeros los que le han elegido.

«En un mundo tan competitivo como este, que te valoren así es un orgullo»

R. Es un motivo de satisfacción personal adicional. En general, no estamos acostumbrados a que se reconozca el trabajo bien hecho. La sociedad en su conjunto, suele denunciar las situaciones incorrectas o los errores, pero no es habitual destacar los aspectos más positivos. Cuando estas valoraciones vienen de los propios compañeros, supone que respetan tu trabajo y te valoran como profesional, recomendándote para atender a sus propios hijos o familiares. En un mundo tan competitivo como este, que te valoren así es un orgullo.

P. Más de 4.500 recomendaciones profesionales, ni más ni menos.

R. La verdad es que estoy abrumado. Después del premio he recibido miles de felicitaciones personales y a través de distintos medios y redes sociales, de muchos compañeros de pediatría, pero también de otras especialidades y de muchos padres de pacientes y de personas que de un modo u otro han conocido mi trabajo.

P. Usted es cardiólogo infantil. ¿Cómo valora su oficio?

«Diría que profesionalmente es una especialidad gratificante» 

R. Como el más bonito del mundo. Es un lujo poder trabajar con pacientes como los míos. Muchos padres vienen angustiados a la consulta, por ejemplo, porque su hijo tiene un soplo.Poder transmitirles tranquilidad y darles buenas noticias siempre es agradable. Otras veces, las noticias no son tan buenas, pero los avances en el diagnóstico y el tratamiento de las cardiopatías hace que incluso lesiones extremadamente graves tengan algún tipo de solución. En general, diría que profesionalmente es una especialidad gratificante.

P. El hecho de trabajar con personas tan pequeñas será duro cuando el diagnóstico no es halagüeño.

R. La verdad es que sí. Nuestros niños son lo más preciado que tenemos. A nivel personal, por supuesto, pero también como sociedad. Eso hace que las malas noticias tengan un impacto emocional impresionante. En primer lugar, y de forma prioritaria para el propio niño cuando es mayor, y sus padres y familiares, pero también para el profesional. Afortunadamente, esta situación se produce pocas veces, y cada vez trabajamos más para mejorar este tipo de competencias no clínicas. La famosa Humanización de la medicina empieza aquí. Acompañar a los niños y a sus familias. Permitir que estén juntos durante la hospitalización. Que puedan recibir visitas de sus seres queridos. Facilitar que cuando así lo deseen puedan estar en su casa, sin por eso dejar de estar atendidos. Y acompañar. Es una palabra preciosa con un gran significado. Acompañar.

P. ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

R, Lo que más me gusta es trabajar con niños. Es muy agradable. Son unos pacientes estupendos. Como comentaba antes, mi especialidad es muy gratificante. Permite que un paciente con una cardiopatía muy severa, por ejemplo con uno de los lados del corazón sin desarrollar, pueda estar en unos años escolarizado con el resto de sus compañeros. Evidentemente, hay un largo camino detrás, con varias cirugías cardiacas, cateterismos, etc. E incluso la opción del transplante cardiaco. Pero supone una ventana a la esperanza. En un momento en que todo se ve negro, la luz de una ventana puede ser fundamental.

P. ¿Cómo ve la medicina hoy en día? ¿Qué futuro cree que tiene?

«La medicina ha evolucionado a lo largo de los tiempos y cada época ha tenido su encanto»

R. La medicina ha evolucionado a lo largo de los tiempos y cada época ha tenido su encanto. En estos momentos, está avanzando en un triple sentido. Por un lado, seguimos adquiriendo avances técnicos, nuevos dispositivos y técnicas diagnósticas y terapéuticas. Tecnificación. En un segundo aspecto, estamos revisando continuamente la evidencia acerca de medidas que realizamos sin base científica. Es decir, no siempre hacer más es hacer las cosas mejor. E incluso a veces son totalmente contraproducentes. Lo que llamamos el “no hacer”. Y por último, avanzamos volviendo a los orígenes de la medicina. Al aspecto más humano de la medicina. A las relaciones personales. A la humanización. Respecto al futuro, aunque ya están en el presente, las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial cambiarán nuestra forma de trabajar en algunos aspectos. Sin duda.

José Heriberto Amón Sesmero. Urólogo. Jefe de Sección de Urología del Hospital Río Hortega de Valladolid.

P. ¿Un premio para usted estar dentro de los 50 especialistas más valorados de 2019 según la VI Edición de los Top Doctors Awards?

R. Es una gran satisfacción para mi haber sido distinguido como uno de los mejores especialistas de la medicina privada pero considero que es también un reconocimiento a todos mis colaboradores. No deben considerar esto falsa modestia porque es la realidad. Hoy en día las áreas de conocimiento, incluso dentro de una especialidad, son tan vastas, que su dominio se debe hacer en equipo. En el Instituto Urológico Recoletas, que tengo el honor de dirigir, tanto mis colaboradores urólogos, anestesiólogos, enfermeras y secretarias son merecedores de esta distinción.

P. ¿Cómo se entera?

R. Me enteré tarde, mientras pasaba consulta porque comencé a recibir llamadas y mensajes de colegas y amigos para felicitarme. La noticia salió en las redes sociales  y tuvo una gran difusión.

P. Muy importante y gratificante también porque son elegidos por sus propios compañeros…

«Agradezco mucho a mis colegas que me hayan valorado así»

R. Agradezco mucho a mis colegas que me hayan valorado así. Cada uno tiene una clara conciencia del valor de lo que hace pero parece claro que el reconocimiento entre pares es gratificante y supone un estímulo importante.

P. Es usted urólogo. ¿Cómo valora su oficio?

R. La Urología es una especialidad muy antigua que siempre ha estado muy tecnificada. Solo hay que recordar que fue la pionera de la endoscopia, de la electrocirugía en el XIX, de la laparoscopia hace mas de un siglo, y en el siglo XXI de la cirugía asistida por robot. Los urólogos recogemos una gran tradición pero al mismo tiempo tenemos una vocación innovadora. Es un trabajo apasionante.

P. ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

R. Me gusta la Urología porque, a pesar del carácter tecnológico del que antes hablaba, al ser una especialidad medicoquirúrgica, la vertiente medica hace que el contacto con el paciente sea mayor que en otras especialidades quirúrgicas. Eso es gratificante. Y la vertiente quirúrgica, te permite ver el resultado de tu trabajo en muy poco tiempo. Es un trabajo muy dinámico.

P. ¿Cómo ve la medicina en la actualidad y cómo estará en unos años?

«Tenemos una sanidad pública con excelente profesionalidad»

R. Nuestro sistema sanitario es excelente en muchos aspectos. Tenemos una sanidad pública con excelente profesionalidad, con cobertura para todos los ciudadanos y que es modélica en áreas como el trasplante de órganos. Por otro lado disponemos también de una sanidad privada de alto nivel, independiente en el sentido que ya no depende de la sanidad pública, pero para el  mantenimiento y mejora de  ambos sistemas sanitarios debemos encarar retos importantes  que en  un futuro muy próximo van a poner a prueba nuestra sanidad. Uno de ellos es el cambio demográfico en una sociedad que cada año es más longeva, lo que supone que tiene más capacidad de enfermar y hacerlo, además, de forma crónica.

Y otro es el poder asimilar y financiar los continuos avances tecnológicos y en terapias farmacológicas que cambian de forma incesante nuestra manera de diagnosticar y tratar la enfermedad. Afrontar estos retos no es solo obligación de los políticos sino de toda la sociedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta