Un triste adiós

La Asociación contra el bullying ‘Déjame ser feliz’, en Valladolid, tuvo que cesar su actividad en en el mes de septiembre “por falta de apoyos”, como nos cuenta la que era su fundadora, Marta Cortés en esta entrevista

FuenteAlvar Salvador

“Mi deseo pasa por lograr que la gente se involucre de corazón porque al final las palabras se las lleva el viento. El futuro de nuestros hijos está por encima de todo. Como no les enseñemos y les demos una educación correcta mostrándoles los valores reales que les van a llevar por el buen camino en la vida vamos a tener un problema muy serio en España porque estamos creando una sociedad de la violencia”, asegura Marta Cortes en declaraciones a NoticiasCyL Valladolid.

Palabras estas de la fundadora de ‘Déjame Ser Feliz’, una organización pionera en Valladolid contra el bullying y el acoso escolar que nació en enero de 2018 pero que hace apenas unos meses, en septiembre concretamente, tuvo que echar el cierre “debido a la falta de ayudas de profesionales y de las instituciones”. “Me ha decepcionado la colaboración de la gente, muchísimo”, nos cuenta Marta.

Pionera en Valladolid

“El proyecto comienza en noviembre del año 2017 aunque se puso en marcha en enero de 2018 siendo pionero en Valladolid. Queríamos ayudar a los niños que sufren bullying pero también a las familias y a los pequeños que lo hacen. Queríamos que la gente lo entendiera y se involucrara. Al final es poca la gente que se implica”, nos cuenta la fundadora.

‘Déjame ser Feliz’ ha atendido a lo largo de su actividad cientos de llamadas pero también de correos electrónicos o gente que escribía por WhatsApp, sin embargo, la cabeza visible de esta organización nos asegura que “no contabilizó las atenciones” porque lo que “les preocupaba era la atención” a esas personas y no un número que crece porque son pocas las denuncias.

La asociación contaba, en su creación, con más de 50 miembros que tenían que financiarse. Poco a poco fue bajando el número de personas a las 30 y finalmente a las 10 ante el desánimo y la falta de apoyo que les llevo incluso, y como señala Marta, a “pringar dinero”, eso sí, por una buena causa.

Falta de apoyos

“Para seguir con nuestra actividad nos hubiera hecho falta apoyo profesional. Necesitábamos psicólogos, profesores… Buscábamos el apoyo desde la Junta, de la Consejería de Educación o de Ayuntamiento de Valladolid pero nunca hemos recibido ese respaldo. De hecho, en nuestra actividad durante el año más de año y medio que aguantamos, estábamos sin local”, nos confiesa nuestra entrevistada.

En septiembre de este 2019, ‘Déjame ser Feliz’ echa el cierre. Sin embargo Marta reflexiona y carga contra “las escuelas que de lo único que se preocupan es del nombre del centro y de ocultar al máximo las situaciones de bullying en el colegio”.

Uno de los momentos más complicados de la Asociación se vivió el pasado 2 de mayo. La organización programó una serie de actividades educativas para celebrar el Día Mundial Contra el Acoso Escolar promulgado por la Unesco en 2013, en la Cúpula del Milenio pero nada fue como debía haber sido.

Nadie vino a las actividades. La persona que teníamos de la Escuela de Circo se fue sin tener niños. El mago, las bailarinas, el pintacaras… me parece muy triste. Cuando cerramos me decían que por qué pero nunca he encontrado apoyos. Nadie me ha enseñado a luchar como he luchado por mi hija y me da pena por todos los niños que están pasando por lo mismo que ella”, asegura Marta.

Una pesadilla personal

Seguro que les chocarán las últimas palabras y lo estarán pensando. Pues sí, la hija de la fundadora de la organización, que padece Transtorno de Déficit de Atención (TDAH), también sufrió violencia, con una constante situación de miedo. Un calvario que afectó y sigue haciéndolo, a nuestra entrevistada.

“Ha habido momentos, como madre y de la impotencia tan grande que acabas sintiendo, que he deseado que a los niños que fomentan el bullying les pasara lo mismo para que supieran lo que sufren los otros en sus propias carnes y que los padres de esos niños pasaran por lo que he pasado yo”, añade Marta en un testimonio terrible y desgarrador.

El cansancio y, sobre todo, la falta de apoyo ha hecho mella en esta luchadora que se ha visto obligada a tirar la toalla. ‘Déjame Ser Feliz’ quedará ya para la historia pero no así su mensaje y su actividad durante más de año y medio para ayudar pequeños y familias que sufren el bullying con esa lacra, la de la violencia, que cada vez está más presente en la sociedad española. Un triste adiós.

Imagen: Europa Press

 

Compartir
Artículo anteriorDescubre CIGALES, un placer para los sentidos
Artículo siguienteUna Real Sociedad lanzada
Periodista. Técnico Superior en Imagen y Sonido. Amante del deporte: Fútbol, baloncesto, balonmano, tenis, ciclismo, rugby... Apasionado de los idiomas. Italiano e inglés.

No hay comentarios

Dejar respuesta