El Ayuntamiento de Valladolid aumenta su presupuesto y presume de «buena salud»

FuenteEuropa Press
Imagen: Europa Press
loading...

El presupuesto del Ayuntamiento de Valladolid y de sus entidades dependientes para el año 2020 será de 346.407.720 euros, de los cuales 290.538.000 euros corresponden al propio Consistorio, que contará con un incremento del 1,4 por ciento con respecto a 2019, mientras que el total consolidado sube en términos similares, un 1,6 ciento.

El equipo de Gobierno municipal ha presentado este miércoles las cuentas del ejercicio 2020 en una rueda de prensa celebrada tras la aprobación del proyecto presupuestario en Junta de Gobierno. El alcalde, Óscar Puente, ha incidido en que la intención es llevarlo a debate en un Pleno el próximo 28 de noviembre para que el 1 de enero de 2020 pueda entrar en funcionamiento, por lo que sería «la primera vez en este siglo» que se aprueba inicialmente un Presupuesto tan pronto, «ni siquiera cuando había gobiernos por mayoría absoluta».

Puente también ha querido hacer bandera de la «buena salud» que considera que presenta tanto las cuentas municipales, como la economía municipal como el Gobierno municipal de coalición entre PSOE y Valladolid Toma la Palabra. «Este es un ayuntamiento vigoroso, con fuerza, con las cuentas bien saneadas y somos el único ayuntamiento entre todas las ciudades españolas que en los últimos cuatro años ha cumplido las reglas fiscales», ha incidido.

A ello ha sumado el regidor socialista el empuje actual del sector de la construcción, ya que señala que este año el Ayuntamiento concluirá con licencias para 1.200 viviendas concedidas, cifras que mejoran las de 2008, el primer año de la pasada crisis económica pero que todavía contaba con buenos datos; así como el descenso del paro –un 28 por ciento desde 2015– y un crecimiento de la economía dos décimas por encima de la media nacional.

También ha añadido la previsión que maneja actualmente el Ayuntamiento de que 2019 concluya, por primera vez en muchos años, con un repunte de la población o «cuanto menos un frenazo importantísimo» del descenso poblacional. De hecho, ha recordado que en el año 2015 Valladolid perdió 3.000 habitantes mientras que este ejercicio.

Con todo ello, y también gracias al estricto cumplimiento del techo de gasto de las anualidades anteriores, se ha podido plantear un presupuesto al alza, todavía lejos de los 376 millones de euros de 2007 –el más alto de la historia– pero es el más elevado de la actual década. «En un contexto de incertidumbre política y económica nacional y global, Valladolid presume de estabilidad, coalición de gobierno sólida, rigor en la economía y esperanza de un futuro mejor», ha destacado.

En cuanto a las grandes cifras del Presupuesto municipal de 2020 destaca el incremento de ingresos por impuestos directos en un 3,3 por ciento por valor de 3,8 millones de euros, que corresponden principalmente al incremento de las transferencias del IRPF y a la actualización de los valores castatrales, que llevaba unos 20 años pendiente, y que supone unos 2,2 millones de euros de ingresos.

También aumentan los ingresos por tasas, en un 11 por ciento (3,1 millones), aunque ello se debe a un cambio en la metodología contable; o el incremento de las transferencias corrientes de la Junta y el Estado en 3,5 millones de euros (+5 por ciento).

Los ingresos financieros se mantienen similares a los de 2019, ya que el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, ha apuntado que se prevé la solicitud de créditos por unos 19 millones de euros, cifra muy parecida a la del presente ejercicio, con el objetivo de renovar los contratos vigentes de crédito. En todo caso, Óscar Puente ha destacado que en 2020 el Ayuntamiento tendría capacidad para pedir un crédito de hasta 75 millones de euros.

Recorte de la previsión de venta de suelo 

Destaca, en el lado contrario, la reducción notable, en un 67 por ciento, de la previsión de enajenación de inversiones reales, apartado en el que se incluye la venta de suelo municipal, que pasa de 15,5 millones en 2019 a 4,4 en 2020.

En cuanto a los gastos, los mayores incrementos corresponden a los bienes corrientes y servicios, con un 7,4 por ciento más, debido al cambio contable citado anteriormente; y a Personal (+2,7 por ciento), debido a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores municipales.

Sin embargo, las inversiones reales presentan una caída del 5,6 por ciento si bien es inferior al descenso que ya habían sufrido en 2019. El concejal de Planificación y Recursos ha recordado que este apartado se verá completado sustancialmente con las inversiones financieramente sostenibles que se aprobarán en abril de 2020 y que supondrán una notable inyección de millones, al tiempo que ha defendido que «las inversiones no se reducen solo al apartado 6 del Presupuesto».

En este sentido, Óscar Puente ha explicado que para determinar las inversiones, en el Presupuesto ordinario se incluyen en primer lugar las que están comprometidas por contratos como los de mantenimiento, parques y jardines o asfaltado; las plurianuales y luego las que se consideran «más urgentes». Además, hay ya un bloque de proyectos que quedan fuera del presupuesto ordinario pero que se abordarán con las IFS.

Entre las inversiones más destacan los 11,8 millones de Movilidad y Espacio Urbano, que incluyen varios contratos municipales así como la finalización de las obras de la avenida de Segovia (750.000 euros). Planeamiento y Vivienda, con un total de 7,6 millones, dedicará 3,1 millones al Plan de Viviendas Blancas, la segunda fase de urbanización del polígono 29 de octubre con 1,5 millones; un millón de euros para obras de reposición en el Camino Viejo de Simancas, carretera de Fuensaldaña y Polígono de Argales; y la consolidación del convento de Las Catalinas, por 350.000 euros.

El concejal Manuel Saravia ha añadido que, dentro del presupuesto de VIVA se incluye el estudio de las actuaciones de regeneración urbana y social en Las Viudas-Aramburu.

Empresa municipal de energía

Medio Ambiente contará con 7,2 millones de inversión, que incluyen como novedad más de 900.000 euros para mejora de parques infantiles y fuentes ornamentales. En este área, la concejal María Sánchez ha apuntado que hay una partida para iniciar el estudio para constituir una empresa municipal comercializadora de energía.

Otro proyecto de obra cuantioso es el Centro de Mayores y Biblioteca de Parquesol al que se destina un total de 960.000 euros de las áreas de Educación y Servicios Sociales.

Otras áreas cuentan con cantidades más reducidas de inversión pero han avanzado que abordarán proyectos destacadas gracias a las IFS, como puede ser el caso de Cultura –espacio Seminci, galerías comerciales de López Gómez– o Participación Ciudadana –renovación de césped artificial en campos municipales o las obras de la cubierta de la piscina de Rondilla–.

Además, cabe recordar que está presupuestada la transferencia de 8 millones de euros más a la Sociedad Alta Velocidad para el proyecto de integración ferroviaria.

Un 37% menos de gastos financieros 

Por otra parte, con motivo de la reducción del endeudamiento, los gastos financieros descienden un 37 por ciento con motivo de que se deben pagar menos intereses.

En cuanto a los organismos municipales externos, aumentan los presupuestos de la Fundación de Cultura, con 16,6 millones (un 3 por ciento más); Auvasa, con 31,3 millones (+1,34 por ciento); y VIVA, con 7,3 millones (+6,5 por ciento); mientras que descienden los de la Fundación de Deportes, con 14,1 millones (-8,5 por ciento) y de la EPEL Agua de Valladolid, con 28,2 millones (-1 por ciento).

No hay comentarios

Dejar respuesta