Aitor Martínez sobre la condena al camionero: “La vida de una persona no vale dos años de cárcel”

Charlamos con el diclista que fue atropellado el pasado 25 de febrero de 2016 en la VA-30 en un accidente en el que falleció Jesús Negro

FuenteAlvar Salvador
Aitor Martínez.
loading...

La Audiencia de Valladolid ha mantenido la condena de dos años y cuatro meses impuesta al camionero portugués, Andrés dos S.C, como autor del atropello de Aitor Martínez y Jesús Negro, resultando fallecido el segundo, en la VA-30, tras distraerse el conductor e invadir el arcén por el que transitaban los dos afectados.

Charlamos con Aitor Martínez que nos da su opinión sobre esta ratificación de la condena de la Audiencia de Valladolid.

Pregunta. La Audiencia de Valladolid mantiene la condena de 2 años y cuatro meses para el camionero que acabó con la vida de Jesús y que le causó graves heridas a usted. ¿Cómo lo ve?

Respuesta. Acepto la condena porque es ejemplar. Te explico lo que quiero decir con ejemplar, creo que la gente va a ver que utilizar el móvil al volante te puede llevar a la cárcel igual que te llevan las drogas, el alcohol o la velocidad. No considero la condena justa porque la vida de una persona no vale dos años. Yo cuando quiero ir a ver a Jesús, mi amigo, tengo que ir al cementerio.  Al final, la acepto, pero justa nunca va a ser. Da igual los años. La vida de una persona no vale años de cárcel.

P. La sentencia de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial ha estimado parcialmente el recurso del condenado en la privacidad del carnet de conducir. Pasa de 43 a 23 meses de retirada.

R. También la acepto. Pienso que el conductor no es un asesino. Cometió un error gravísimo como es coger el móvil conduciendo. Tiene que pagar por lo que ha hecho porque ha quitado la vida a una persona de 35 años.

P. ¿Cómo se toma las palabras del camionero que le pidió disculpas y aseguró no ser un asesino?

R. Él hizo un acto que le honra como persona. Se dio la vuelta, pidió perdón a mí a mi familia y a la de Jesús. Dijo que lo sentía, que no nos había visto, que su mayor condena la llevaba por dentro. Yo me lo creo porque se derrumbó a llorar, yo también, y después de tres años pensé que no era un asesino. Me acerqué a él, le di un abrazo y le dje que yo le perdonaba porque estaba vivo pero que Jesús no está y no puede hacerlo.

Quiero que vaya a la cárcel para que sea una conducta ejemplar y que la gente vea que utilizar el móvil conduciendo, a parte del dolor y sufrimiento que causas, vas a ir a la cárcel.

Dos años y cuatro meses para el camionero que arrolló a dos ciclistas resultando fallecido uno

Cuando la muerte te roza y se lleva a un gran amigo

No hay comentarios

Dejar respuesta