Javier Carranza reclama «una Plaza de la Justicia digna y con futuro»

El nuevo presidente de la Audiencia Provincial cita como retos potenciar la mediación y protocolos de buenas prácticas procesales

FuenteEuropa Press
Javier Carranza en la toma de posesión (Foto: Europa Press)

El nuevo presidente de la Audiencia de Valladolid, Javier Carranza Cantera, ha aprovechado el acto de toma de posesión de su cargo para dirigirse al alcalde, Óscar Puente, a quien ha pedido un esfuerzo por acabar con el grave problema de dispersión de sedes judiciales. «Nuestra ciudad se merece una Plaza de la Justicia digna y con futuro», es el primer mensaje que Carranza ha lanzado al primer edil socialista.

Precisamente, el ansiado Campus o ahora llamado Plaza de la Justicia fue una de las dieciséis propuestas que el sustituto de Feliciano Trebolle, jubilado este verano, expuso durante la presentación de su candidatura ante el Consejo General del Poder Judicial y que este viernes, durante el acto de toma de posesión celebrado con «apreturas» en una abarrotada sala de vistas de la Audiencia Provincial, ha vuelto a enarbolar y que espera sea atendida por Puente, del que ha recordado su condición de abogado y por ello sufridor de ese «peregrinaje de sedes».

Para Carranza, se trata de uno de los «problemas particulares», con hasta siete sedes distintas, que viene arrastrando Valladolid, sin que hasta la fecha se le haya puesto solución, y ello con las «incomodidades para justiciables y profesionales» y los consiguientes problemas añadidos de «gestión, mantenimiento y vigilancia».

Así, convencido de que tanto el alcalde como el Ministerio de Justicia son conscientes del problema, el nuevo presidente de la Audiencia de Valladolid, en declaraciones recogidas por Europa Press, aboga por dar un impulso al proyecto de reunificación de sedes en la Plaza de San Pablo y abordarlo con «amplitud de miras», para lo cual se ofrece a Puente para retomar las conversaciones con las partes implicadas para que la Plaza o Campus de la Justicia «no se convierta en un proyecto permanentemente aplazado y en el que las ilusiones se vayan diluyendo, como un azucarillo, por el paso del tiempo».

El guante ha sido recogido por el alcalde, quien ha mostrado su confianza en que pueda concluir pronto la labor del Ayuntamiento en este proyecto, que es «culminar la puesta a disposición al Ministerio de Justicia» de los suelos del Colegio El Salvador y del aparcamiento del antiguo Hospital del Río Hortega.

«Entonces, el problema ya será del Ministerio que tendrá que poner los fondos», ha recalcado el primer edil tras explicar que el proceso de ejecución judicial de la hipoteca pendiente sobre el antiguo colegio «parece que ha concluido con acuerdo entre las partes», por lo que el Sareb obtendrá la propiedad «libre de cargas» para poder negociar con esta entidad financiera una cesión del inmueble a cambio de aprovechamientos en otras parcelas de la ciudad.

«Resolver un problema sin causar otro»

En todo caso, ha defendido que el «problema» de la dispersión de sedes de la Justicia en Valladolid se tenía que resolver sin «crear otro a la ciudad», que considera que es lo que habría ocurrido si el equipo de Gobierno hubiera seguido adelante con el proyecto en su ubicación junto al barrio de Girón.

Hasta el propio presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis Concepción, encargado de cerrar el acto, se ha sumado a la reivindicación de Carranza tras censurar que un acto tan importante como su toma de posesión se hubiera tenido que desarrollar en un «edificio obsoleto y en una vieja y pequeña sala, que no reúne las más elementales condiciones de espacio y de dignidad que el Poder Judicial merece», en lugar de hacerlo, ha apostillado, «en el moderno edificio que hoy sería realidad de no haber mediado una decisión municipal que aún no alcanzamos a comprender».

Además de la reunificación de sedes judicial, Carranza se propone, entre otras iniciativas, potenciar la mediación civil y de familia, algo en lo que Valladolid ha sido pionera en el ámbito penal y que ha permitido reducir la carga de trabajo y el tiempo de respuesta de los tribunales. En materia civil y de familia, el magistrado plantea el mismo esfuerzo y para ello ha pedido la implicación de los ciudadanos, jueces y abogados.

«Si además de todo eso se consigue que la mediación sea gratuita o, al menos de bajo coste, estaríamos muy cerca de lograr los objetivos que se persiguen», ha apuntado Carranza, que, con la colaboración de la Junta, la Diputación, el Ayuntamiento y el Colegio de Abogados, propone crear una unidad o servicio de mediación dependiente de la Presidencia de la Audiencia de Valladolid que promueva, gestione y facilite las derivaciones judiciales de asuntos hacia la mediación y ponga a disposición de todos un panel de mediadores formados y con experiencia.

Contra las sentencias farragosas

Otra de las ‘patas’ de su programa de gobierno incluye aplicar el ‘Proyecto de Protocolo de Buenas Prácticas Procesales’, redactado por una comisión mixta integrada por el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de la Abogacía de Castilla y León, con el fin de agilizar la Administración de Justicia, en cuanto a que los abogados elaboren escritos más concisos y reducidos, evitando «técnicas de corta y pega indiscriminado», y se abstengan de exposiciones excesivamente largas en fase de conclusiones en los juicios, y que los propios jueces eviten las sentencias farragosas y extensas para «hacerlas comprensibles a sus destinatarios».

En su alocución, el nuevo presidente de la Audiencia de Valladolid, hasta ahora magistrado de la Sección Segunda de la Audiencia de Burgos, ha prometido continuar la línea de su predecesor, Feliciano Trebolle, cuya figura ha sido ensalzada no sólo por Carranza sino también más tarde por la Fiscal Superior de la Comunidad, Lourdes Rodríguez Rey, y más tarde por el presidente del TSJCyL, José Luis Concepción, y, con agradecimientos a otros miembros de la judicatura, ha tenido palabras especiales de cariño para miembros de su familia, entre ellos su padre, ya fallecido.

En este sentido, ha recordado una conversación con su progenitor, cuando Javier Carranza acababa de aprobar las oposiciones a la judicatura, en la que éste le planteó como reto el que este viernes ha materializado. «Entonces él, siempre ambicioso con sus hijos, me dijo: ¡A ver si vuelves y llegas un día a ser presidente de la Audiencia de Valladolid!».

Hoy, casi treinta años después de aquella conversación, Javier Carranza está recibiendo «este enorme honor y tomando posesión del cargo». «Me imagino a mi padre, allí donde éste, sonriendo y moviendo la cabeza con gesto de aprobación y, seguramente, incansable, pensando ya en algún nuevo reto para mi», ha aseverado emocionado el nuevo presidente de la Audiencia vallisoletana.

No hay comentarios

Dejar respuesta