Scooby afea la falta de apoyo institucional contra el maltrato animal

La organización pide a la Administración apoyo económico para atender los casos de maltrato animal que le deriva

FuenteEuropa Press
Foto: Protectora Scooby

La Protectora de Animales Scooby ha pedido a la Administración que se implique en los casos de maltrato animal y colabore económicamente con la ONG, a la que deriva los animales incautados por procesos judiciales «durante años» y tienen que financiar sus cuidados con sus propios medios, así como en ocasiones no pueden seguir la política de vacunarlos y esterilizarlos, con lo cual la situación «se complica».

La asociación, ubicada en Medina del Campo ha denunciado esta situación debido a la cantidad de animales incautados de los que se hace cargo en la actualidad, entre los que no sólo se encuentran perros y gatos, sino caballos, burros, cabras y ovejas, entre otros, que se han cedido a este refugio porque reúne las características para albergarlos, según ha informado Scooby en un comunicado recogido por Europa Press.

La incautación se produce cuando, tras una denuncia por maltrato animal, existe una decisión judicial por la que se lleva a cabo el decomiso de estos seres y son trasladados a un refugio para que sean «cuidados y protegidos» en el lugar hasta que una sentencia definitiva decida el futuro de los mismos.

Según ha explicado el presidente de la protectora, Fermín Pérez, normalmente los animales incautados «no se suelen devolver al dueño», pero en ocasiones la asociación se hace cargo de ellos «durante años» hasta que se decide finalmente «lo que va a suceder con su futuro».

«La situación se complica cuando la ley no se corresponde con la política de la ONG, porque, por ejemplo, Scooby se ha tenido que hacer cargo de más de cuarenta perros incautados en Valdeperdices (Zamora) y no podemos hacer nada con ellos, no se pueden vacunar, no se pueden esterilizar, no se pueden dar en adopción… nada de nada», ha lamentado.

En este sentido, ha incidido en que se debe tener en cuenta que son «machos y hembras» y cuando se ponen en celo se crea una situación de «nerviosos» y «alteración» que obliga a tener a los animales «obligatoriamente separados».

A ello, como ha explicado Pérez, se añaden todos los gastos que esta situación conlleva, como la alimentación y el estado en el que llegan los animales a las instalaciones: «con deshidratación, desnutrición, heridas, garrapatas y un largo etcétera».

En estas situaciones existen dos opciones, como ha precisado Pérez, que al propietario se le devuelvan los animales en cuyo caso «nadie» se hace cargo de los gastos que se han ocasionado en el refugio y así empieza «otra pelea judicial», o que el juez decida que los animales no se entregan a los antiguos dueños y para que éstos cubran los gastos la protectora se tiene que personar como acusación particular «con abogado y procurador».

«Todo ello conlleva un gran desembolso económico, y, aunque ganes el juicio, muchos se declaran insolventes, y no recuperas el dinero que has utilizado para mantener a los animales», ha criticado el presidente de Scooby, para destacar que la «solución» a todo esto es que «las administraciones públicas colaboren económicamente con aquellos que nos se hacen cargo de la situación».

Asimismo, ha subrayado que las protectoras se prestan a ayudar, pero lo que hacen las administraciones es «abusar» de la «buena fe» de los «siente amor por los animales» y ha matizado que la acogida «no es obligatoria» pero cuando les piden que intervengan las asociaciones animalistas «no pueden mirar para otro lado».

«Si quieres acabar con el maltrato no te queda otra que levantar la mano y decir que te quedas con ellos», ha señalado, para recalcar que la Administración no debería permitir que una ONG esté «durante años» a cargo, «con el poco dinero con el que cuenta», de este tipo de casos porque ellos «no son los culpables de estos hechos» y «no pueden estar constantemente aprovechándose».

No hay comentarios

Dejar respuesta