Excelente jornada de hermandad de la asociación La Empalizada

El complejo “La Hontana”, de Montemayor de Pililla, se llenó de torería y cordialidad

FuenteSantos García Catalán
Asistentes al encuentro./ Natalia Calvo

Más de cien asociados y familiares, con muchos niños y jóvenes entre ellos, llenaron de alegría, torería y cordialidad las deliciosas instalaciones de “La Hontana”, un complejo de ocio y deporte en el centro de Montemayor que sirvió de escenario para llevar a cabo la VII jornada de hermandad de la Asociación La Empalizada.

Deliciosa la paellada (paellas La Bruja, de Sanchonuño), completada con helado y café, más algunos postres caseros (buñuelos de viento) que en sus neveras llevan las familias veteranas de la asociación. El arroz fue regado con tinto de verano, más algunos otros vinos de calidad que los socios llevan aparte.

Luego, con la actuación estelar de Los Varis, un grupo musical vallisoletano que toca todos los palos e inundan de simpatía el recinto, llegaron las copas, chupitos y gintonic. Nosotros coca cola a palo seco por aquello de la conducción.

Tras el almuerzo, y antes de la actuación musical, llegó el turno de los agradecimientos, cuestión esta que domina a la perfección el alma mater del grupo como es Raúl Redondo. Cuando saludó he hizo salir a una doctora en medicina nos agradó por nuestro afecto hacia ella.

Se trataba de Patricia Legido, una especialista en medicina taurina que había ejercido en numerosas ocasiones en la tradicional plaza de palos. La doctora Legido es ahora responsable de los servicios médicos del club de rugbi El Salvador (Chamizos), y se encontraba en el recinto junto a otros miembros del club. También había una concentración motera. El lugar es amplio.

Posteriormente se procedió a las clases de cortes y toreo protagonizadas por el cortador y buen aficionado de Traspinedo, Daniel Santaolaya “Perrera”, y el novillero medinense Borja Serrano, cuya abuela es una seguidora impenitente de su nieto torero… y de un servidor.

Cuando Raúl anunció las clases, una docena de niños y jóvenes se pusieron en fila con sus capotillos esperando el turno para cortar y torear. Antes los profesionales mostraron sus cualidades para que los aprendices tomaran nota.

Lo cierto es que, desde los más chiquitines hasta los jovenzuelos, todos, demostraron su afición y entusiasmo manejando las telas y exhibiendo sus dotes ante los carretones que los aficionados mayores manejaron con soltura.

Fue una tarde agradable junto a las deliciosas gentes de La Empalizada donde, una vez más, mostraron su amistad y generosidad. Pudimos saludar a Gema (viuda de “Fisi”) y a su pequeño Gonzalo. María José, la que lleva las cuentas de la asociación, o lo que es lo mismo: la cara amable de la entidad. Por si acaso le compramos lotería de navidad. Quién sabe…

Destacar la generosidad para con el grupo de los hermanos Gabriel y Rodrigo Sanz (hijos de “Javato”), dos tipos enormes de talla y de bondad que se prestan a colaborar desinteresadamente poniendo a disposición de sus paisanos los equipos de megafonía. Todo un lujo.

Y es que Redondo cuida todos los detalles y preparativos al máximo, aunque a veces le cueste conciliar el sueño la noche antes de los eventos. Tras la jornada de hermandad ya prepara con mucha antelación, seguro estamos, de las magníficas jornadas que organizan durante el mes de febrero. Unos coloquios modélicos donde concurren personajes de alto nivel taurino.

Por último, tenemos que lamentar el accidente motociclista de los padres de Diego Olmedo, joven presidente de La Empalizada cuyo entusiasmo hacia su asociación es patente. Pronta recuperación deseamos desde aquí.

Galería Fotográfica de Natalia Calvo

No hay comentarios

Dejar respuesta