Suárez Illana: «La Transición supuso un abrazo de perdón entre los que mataron y murieron»

FuenteEuropa Press
Imagen: Europa Press
loading...

El diputado del PP por Madrid y presidente de la Fundación Concordia y Libertad, Adolfo Suárez Illana, ha lamentado hoy el «revisionismo» que se hace de la Transición desde el «odio» por aquellos que «jamás» lo ha sentido, para advertir de que ese odio llevó a España a la Guerra Civil del 36.

«La Transición supuso un abrazo de perdón entre los que mataron y murieron, un perdón que no está basado en el olvido, sino en el vivo recuerdo de las salvajadas que cometieron unos y otros antes de la Guerra Civil, durante y después de ella», ha resumido durante la inauguración del Curso de Verano de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) ‘Los valores de la Transición española, hoy’ que se celebra entre hoy y mañana en Valladolid.

Durante su intervención, Suárez Illana ha advertido de que no hay «sueño legítimo» que pueda «infringir» las normas que España se dio en la Transición y ha incidido en que la Constitución es el «dique de contención» frente a la «persecución del discordante».

El diputado ‘popular’ ha realizado un paralelismo entre la evolución de la Castilla de Isabel I y el periodo vivido entre 1975 y 1978. «Castilla estaba sumida en el caos, con numerosos casos de corrupción y guerras intestinas por la corona y Isabel construye las bases de un imperio comparable a la Roma de Trajano», ha recordado para apostillar que, el mundo contempló como «500 años después» y en tan solo «tres años» España pudo construir las bases «de una forma pacífica» de un Estado social y democrático de derecho.

Un hito que, para Suárez Illana, tuvo dos cimientos básicos, la búsqueda de «objetivos comunes» y que quiénes tuvieron que buscarlos fueron capaces de aceptar «sacrificios personales para llevarlos a cabo». «Esa concordia es lo que da vigencia a la Constitución y es lo que nos ha permitido compartir paz, libertad y prosperidad», ha continuado para aplaudir el hecho de que una Carta Magna tan «jurídicamente imperfecta» haya sido tan «maravillosamente fructífera».

En este punto, ha desvelado un recuerdo de infancia de cómo su padre, Adolfo Suárez, recuperó la costumbre de los ayudantes militares cuando llegó a La Moncloa, y de como uno de ellos, Joaquín de Ariza, le tocó un día de servicio entretener a Santiago Carrillo «durante varias horas». «Al terminar el día, el ayudante mostró a mi padre una foto y le dijo este es mi padre y lo fusiló Santiago Carrillo». «Es un héroe. Un tipo que es capaz de hacer eso es un hombre que ha entendido profundamente la Transición», ha insistido.

Suárez Illana ha concluido su alocución confiando en que, en unos momentos como los que se están viviendo ahora, tiene la esperanza de «recuperar la concordia» para los españoles.

Por su parte, la rectora de la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC), Imelda Rodríguez Escanciano, ha subrayado la importancia de hacer «pedagogía» desde la Universidad sobre un periodo que recoge un tiempo «excelente» para «construir», un tiempo «exacto» que encontró el «equilibrio político perfecto», un tiempo para «la pasión desde el consenso» y un tiempo que fue el del «paso atrás» de los políticos para que España diera «muchos pasos adelante».

Rodríguez Escanciano ha elogiado la figura de Adolfo Suárez González, del que ha dicho que su «gran legado» es hoy «nuestro cinturón de seguridad», un «líder, una figura, un referente» cuyas reformas son comparables a las de «Franklin Delano Roosevelt».

No hay comentarios