Esto le puede costar a un septuagenario masturbarse frente a la ventana de una joven discapacitada en un pueblo vallisoletano

FuenteEuropa Press
Fotografía: Europa Press

El Ministerio Fiscal pide una pena de nueve meses de prisión para un septuagenario por masturbarse en un patio frente a la ventana en la que se encontraba una joven con discapacidad que grabó la escena con un teléfono móvil, por lo que se le atribuye un presunto delito continuado de exhibicionismo.

Los hechos se produjeron en un pueblo de la provincia de Valladolid pasadas las 19.00 horas del 20 de septiembre de 2018, cuando la joven grabó la escena y su madre, al ver el vídeo, lo denunció ante la Guardia Civil.

Por ello, el septuagenario se ha sentado este lunes en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid para responder de un presunto delito continuado de exhibicionismo ante la posibilidad de que los hechos pudieran haberse producido en otras ocasiones.

Sin embargo, la defensa del hombre pide la libre absolución de su patrocinado al entender que el individuo no sabía que había alguien al otro lado de la ventana y que no lo hacía para exhibirse delante de la joven, que tiene una discapacidad «leve». Así, considera que hay dudas razonables de la intención así como de si el hecho había ocurrido en otras ocasiones.

Durante el juicio, el acusado, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha negado que supiera que la joven se encontraba al otro lado de las ventanas que daban al patio donde cometió los hechos y ha afirmado que si lo hubiera sabido «no» lo hubiera hecho.

La madre de la joven, vecina del patio en el que se encontraba el individuo, ha señalado que aquel día su hija hizo una grabación y ella la entregó a la Guardia Civil, pero ha asegurado que no era la primera vez que lo hacía, aunque no había denunciado los hechos hasta que se realizó el vídeo, cuando decidió que «se acabó».

Tras la cortina

Tanto ella como su hija han apuntado que probablemente el acusado no sabía que estaba en la ventana, desde donde le veía en ocasiones con la cortina echada y otras veces abierta. La joven ha manifestado que le veía desde hacía años, siempre desde la misma ventana, y ha aclarado que el acusado nunca se dirigió a ella.

Sin embargo, un agente de la Guardia Civil que recibió el vídeo ha testificado que el hombre, antes de masturbarse, daba unos golpes con una mano como si quisiera llamar la atención, aunque en la grabación no se apreciara el sonido.

Por ello, la Fiscalía ha pedido la condena del acusado al entender que hay un exhibicionismo claro, que el propio acusado ha reconocido que se masturbaba en ese patio y ha incidido en que al tratarse de un pueblo, donde todos se conocen, el individuo seguramente supiera que la joven tenía una discapacidad, algo que el hombre ha negado.

A pesar de la petición de condena, la fiscal ha expresado sus dudas sobre el conocimiento por parte del acusado de la presencia de la joven, aunque el agente de la Guardia Civil haya descrito supuestos golpes que podía dar con la intención de llamar la atención de su «espectadora». Por eso, ha dejado a la interpretación del juez estos extremos que podrían determinar la condena.

Por su parte, la defensa ha hecho hincapié en la leve discapacidad de la joven, que se vale por sí misma y sólo tiene una «leve disminución» de la comprensión de hechos complejos, de forma que a su juicio no sería aplicable el artículo 185 del Código Penal –que contempla de seis meses a un año de prisión en delitos de exhibicionismo ante menores o personas con discapacidad «necesitadas de especial protección»–.

Además, ha invocado el principio de presunción de inocencia al haber dudas razonables de que en la fecha de los hechos el individuo se masturbara sabiendo que era observado, que diera golpes para llamar su atención o que existiera «dolo» en sus actos. De la misma forma considera que tampoco se ha probado que lo hubiera hecho en otras ocasiones.

No hay comentarios