Un semáforo muy peculiar para Valladolid

FuenteEuropa Press
Imagen de la presentación del Semáforo del Ruido. Fotografía: Europa Press

El Ayuntamiento de Valladolid y La Ciudad Imaginada han instalado en el vestíbulo del Consistorio un ‘Semáforo del Ruido’ para concienciar sobre la contaminación acústica, elemento que también se instalará próximamanete en el Instituto La Merced y el colegio La Anunciata.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, participantes en el laboratorio ciudadano de La Ciudad Imaginada 2018, en el que se desarrolló este proyecto, han colocado un prototipo del dispositivo, acompañados por las concejales de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, y Cultura y Turismo, Ana Redondo.

El objetivo de esta herramienta de concienciación es hacer hincapié en la problemática de la contaminación acústica en ciudades como Valladolid y en los riesgos que supone para la salud, más allá de la pérdida de capacidad auditiva. «Pensamos que el ruido solo es perjudicial para el oído, pero también es malo para otros aspectos de la salud», ha explicado Melisa Daza, una estudiante de 16 años del colegio Sagrado Corazón-La Anunciata que ha colaborado en el desarrollo de esta iniciativa.

Así, se explican los riesgos que conlleva la contaminación acústica para nuestra salud, más allá de la pérdida de capacidad auditiva, como estrés, insomnio, hiperactividad o ansiedad.

Esta herramienta se dirige a la ciudadanía en general, pero también a instituciones, centros sanitarios, educativos y culturales, colectivos sociales, sectores hostelero e industrial, etc.

En estos momentos, se trabaja en el diseño de una plantilla y en la elaboración de un tutorial que, una vez disponibles en la web de La Ciudad Imaginada (www.laciudadimaginada.es) facilitarán que los ciudadanos y ciudadanas puedan replicar el semáforo, para uso individual o colectivo.

Próximamente, además, se instalarán semáforos en dos centros educativos de Valladolid como el IES La Merced y el citado colegio La Anunciata.

El Semáforo del Ruido es uno de los cinco proyectos seleccionados durante la segunda edición del laboratorio ciudadano de La Ciudad Imaginada, coordinado por Medialab-Prado. Tras unos meses de trabajo, se ha fabricado un prototipo del dispositivo, elaborado con plástico reciclado y un microprocesador Arduino.

Representantes del grupo de trabajo que desarrolló este proyecto en el marco del laboratorio ciudadano de La Ciudad Imaginada 2018 han sido los encargados de colocar en la Casa Consistorial el prototipo.

La edil María Sánchez ha hecho referencia a actuaciones municipales en este mandato como la elaboración de un mapa de ruido, que se puede consultar en el portal GIS, recientemente puesto en marcha por el Ayuntamiento de Valladolid: http://www10.ava.es/cartografia) y que identifica a zonas como Las Delicias –sobre todo el paseo Arco de Ladrilo–, la plaza de Colón y Huerta del Rey.

En estas zonas más problemáticas, ha precisado Sánchez, se tomarán medidas dentro del Plan de Acción contra el Ruido en el que trabajan actualmente varias áreas municipales. También atenderá el problema del ocio nocturno para tratar de avanzar en su conciliación con el descanso del vecindario.

Junto a Melisa Daza, han colaborado en el desarrollo del proyecto otros ocho vecinos y vecinas de la capital del Pisuerga como Yolanda Rodríguez, José Manuel Conde, Aníbal Gamazo, Marcus Borges, Andelson Ibert, Juan Torres, Marina Valentín, Miguel Ángel Morcillo, José Manuel Macías y Virginia Flores.

Participan, además, Raquel García y Carlos Hernández Padrones, como facilitadores, mientras que José Ignacio Riesco, de Audiotec, y Francisco López, del IES La Merced, mentorizan al grupo de trabajo.

En la elaboración del prototipo colabora, entre otros agentes, Kirolab 3D, a través de una Subvención para Economía Circular y Ecoinnovación de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid.

El eje de la programación de la segunda edición de La Ciudad Imaginada, celebrada entre noviembre y diciembre de 2018 en el Laboratorio de las Artes de Valladolid, LAVA, fue el laboratorio ciudadano, coordinado por Medialab-Prado, centro de referencia mundial en la puesta en marcha de iniciativas de participación ciudadana.

Este laboratorio ofrece a los participantes un espacio de encuentro para el aprendizaje compartido y el desarrollo colaborativo de propuestas para la mejora de la vida en común. Así, el objetivo es implicar a los vecinos y vecinas de Valladolid de forma crítica y creativa en el proceso de transformación de la ciudad.

La programación de 2018 contó también con talleres prácticos y un laboratorio creativo joven coordinado por La Candela Teatro y Comunidad.

Además de en el Semáforo del Ruido, se trabajó en otras cuatro iniciativas como un Proyecto Ferroviario Histórico DTCG (Depósito Taller Campo Grande), centrado en preservar los espacios patrimoniales de la Estación del Campo Grande; Pajarillos Educa, que apuesta por canalizar los problemas del barrio a partir de un plan de acciones coordinadas en torno, principalmente, a la comunidad educativa de Pajarillos; Pon Alas a tu Sonrisa, que promueve la creación de comederos y bebederos de papel o materiales reciclados que contribuyan a aumentar la población de pájaros, en especial, gorriones; y el proyecto de recuperación de los quioscos vacíos, a fin de darles nuevos usos sociales o culturales y dinamizar, así, el entorno en que se ubican.

No hay comentarios