Un virtuoso de la música enamorado de Villalar

A escasas horas para que Castilla y León viva, vibre y disfrute con su día, NoticiasCyL charla con José Luis Gutiérrez, un artista de los pies a la cabeza que representa a la perfección la esencia de esta fecha y su amor por Villalar. El vallisoletano ha coordinado los conciertos de los que todos que pasen por la campa podrán disfrutar este día 23 de abril

FuenteAlvar Salvador
José Luis Gutiérrez con su saxofón

Villalar es mi pueblo, mi familia. Es un lugar idealizado por mi niñez. Por otro lado, representa la “Y” de Castilla y León. Es el símbolo de unión de nuestra Comunidad. Un día al año Villalar es el pueblo de todos los castellanos y leoneses. Un lugar donde poder ir a disfrutar de su tierra y, quién lo considere, reivindicar sus ideas”, nos confiesa José Luis Gutiérrez, músico, compositor, productor, inventor de instrumentos y artista multidisciplinar que estará este martes en la campa del municipio pucelano en este Día de la Comunidad.

A sus 47 años, este vallisoletano de nacimiento al que le gusta escribir poesía, sonreír y, en definitiva, vivir, ha elaborado un cartel de quilates con ocho conciertos de nivel con grupos como La Regadera, Hierba del Campo, El Naan, Vallarna, Abrojo Folk, Carlos Soto (sexteto), La Bazanca y con un tributo muy especial para el Nuevo Mester de Juglaría para disfrutar de horas de fiesta amenizadas por la mejor música tradicional de la región.

Pregunta. Antes de comenzar y para meternos un poco en materia, defínase. ¿Quién es José Luis Gutiérrez? (Para los pocos que aún no le conozcan).

«Me interesa tanto la creación como la interpretación» 

Respuesta. La gente que me conoce, en general, es por mi faceta de saxofonista de jazz o por mis conciertos para niños. Me encanta la creatividad, componer, inventar. Escribo música y letras de canciones, escribo poemas, canto, trabajo con objetos sonoros, invento instrumentos, diseño y dirijo programaciones musicales. No renuncio a ninguno de mis yoes. Me interesa tanto la creación como la interpretación.

P. ¿Es cierto eso de que su amor por la música nace cuando escucha cantar a su madre?

R. La primera referencia musical que recuerdo en mi vida es a mi madre cantando. Creo que es importantísimo cantar a los niños.

P. ¿Y que el primer instrumento que toca es una flauta de pico?

R. Efectivamente, el primer instrumento que cayó en mis manos fue la flauta dulce que tocaban mis hermanos en el colegio. Cuando la soplé por primera vez, me pareció imposible que no la supiese tocar. Me daba la sensación de que de alguna manera formaba parte de mí, pero se me había olvidado comunicarme con ella. Fue una sensación rara. Me metí en mi habitación y empezamos a hablar. Al poco tiempo ya nos entendíamos.

P. ¿Qué significa el saxofón para usted?

R. Es el instrumento con el que mejor me expreso. Él me lleva al límite y yo también trato de encontrar el suyo. Nos exigimos mucho mutuamente. Es una relación extrema, de lucha y de cuidados. No siempre estoy preparado mentalmente para tocar el saxofón.

P. ¿Cuándo comienza a tocar el saxofón y por qué? ¿Cuál es el primer recuerdo que tienen de usted con un saxofón o la primera anécdota que se le venga a la mente?

R. Tenía 15 años y mi padre decidió apoyarme. El esfuerzo económico era grande porque en aquella época un saxofón era carísimo. Encontramos un profesor de clarinete: José Luis Carrascal, buena persona, fue él quien me pasó mis primeros discos de jazz: Sonny Rollins y  Phil Goods. Me parecía imposible que alguien pudiera tocar el saxofón así, yo pensaba que tenía truco. Pero fui a ver a Johnny Griffin al Festival de Jazz de Salamanca, cuando salió al escenario me pareció un extraterrestre.

P. Se ha convertido en uno de los mejores saxofonistas de España a base de muchas horas de trabajo y esfuerzo…

R. No hay otra manera. En alguna etapa de mi vida he llegado a tocar más de 12 horas diarias. Me iba de madrugada a los pinares, tocaba dentro de mi Renault 7 en pleno invierno. Tocaba, tocaba y tocaba, poco a poco empecé a ponerle cabeza a todo aquello que tenía en los dedos. Empecé a encontrar mi camino.

P. Improvisación, creatividad… ¿Qué es lo que más le gusta del jazz?

«El jazz es tan grande que nadie es capaz de definirlo» 

R. El jazz es tan grande que nadie es capaz de definirlo. Cada cual lo puede hacer suyo. El jazz me da la posibilidad de ser yo mismo, me permite crear mis propias melodías justo en el momento en el que las estoy tocando. Para mí no existe jazz sin improvisación.

P. Además del saxofón también toca otros instrumentos. Algunos de ellos creados por usted mismo. Hábleme de ello.

R. Toco varios instrumentos de viento, el piano, percusiones, canto y he inventado instrumentos como el Panderidoo, el Vibrantum o el Sombrero sonoro.

P. Volviendo al jazz, es pieza importante en el Granjazz, el Universijazz, las Veladas de Jazz en Boecillo, ValladolidJazz, festivales que organiza, por cierto. Me va a decir que de todas pero, ¿De cuál se siente más orgulloso?

R. Hace muchos años me puse en contacto con algunos ayuntamientos y con la Universidad de Valladolid y juntos creamos esas programaciones. La más antigua y también la más prestigiosa es el Universijazz pero la verdad es que de todas me siento orgulloso.

P. No se cansa de innovar y de preparar festivales, ¿Qué tiene en mente?

R. Ahora estoy ultimando un disco de mis canciones que saldrá en breve. Estoy realizando vídeos de los distintos proyectos que desarrollo. También estoy tratando de ordenar un poemario y alguna obra de corte literario que espero publicar este año. En cuanto a las programaciones, me gustaría recuperar el Festival de Jazz de Castilla y León, creo que sería importante para la música de esta Comunidad.

P. “El universo es infinito, y por tanto, lo que nos queda por descubrir también es infinito”, aseguró en una entrevista. ¿Qué le queda por descubrir a José Luis Gutiérrez?

R. No lo sé, cuando lo descubra te lo cuento (risas). Espero que tenga que ver con sonreír mucho. No me gusta nada la frase: Está todo inventado. Efectivamente creo que hay un infinito por descubrir.

P. Es una institución dentro de Castilla y León y eso le va a hacer estar este día 23 de abril en Villalar, una vez más…

R. En 2017 y 2018 se me ocurrió la idea de invitar a tocar con mi grupo a las principales figuras del folklore de Castilla y León. A la propuesta le llamé Villalar Reunión. Fue estupendo reunir por primera vez, en un mismo escenario, a nuestros músicos más importantes.  Para este año la Fundación Villalar me han pedido que les ayude a coordinar la música del día de Villalar. Un placer.

P. ¿Cuál es el cartel para la campa? Tengo entendido que el público va a poder disfrutar del mayor número de conciertos de la historia en Villalar. Casi nada…

«Villalar es el escenario más importante de la música tradicional de Castilla y León»

R. Villalar es el escenario más importante de la música tradicional de Castilla y León. Hay muchos grupos que quieren actuar y hemos decidido incluir el mayor número de conciertos posible. Como colofón tendremos la celebración del 50 aniversario del Mester de Juglaría, sin duda el grupo más importante en la historia del Día de Villalar.

P. ¿Qué significa para usted Villalar?

R. Muchas cosas. Por un lado, mis orígenes. Villalar es mi pueblo, mi familia, un lugar idealizado por mi niñez.

Por otro lado, Villalar representa la «Y» de Castilla y León. Es el símbolo de unión de nuestra Comunidad. Un día al año Villalar es el pueblo de todos los castellanos y leoneses, un lugar donde poder ir a disfrutar de su tierra y quien lo considere, también puede revindicar sus ideas.

P. ¿Un deseo para Villalar?

R. Que tanto el público como los músicos disfruten de la mayor fiesta de nuestra Comunidad.

No hay comentarios