Los usuarios mantienen la confianza en Auvasa

La empresa municipal de autobuses de Valladolid ha cerrado 2018 con más de 25.500.000 viajeros, lo que supone un incremento del 0,14% respecto al año 2017

FuenteEuropa Press
Fotografía de archivo

La empresa municipal de autobuses de Valladolid, Auvasa, tuvo 25.599.092 viajeros a lo largo del año 2018 –en el que se puso en marcha la nueva estructura de líneas–, una cifra que mejora en un 0,14 por ciento el dato de 2017, aunque no ocurre lo mismo con respecto a los años previos, pues de 2013 a 2016 el número de pasajeros nunca bajó de 25.674.833.

El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, y el gerente de Auvasa, Andrés Bernabé, han presentado este jueves los datos de balance de viajeros y las cuentas anuales en el Consejo de Administración de Auvasa y, posteriormente, en rueda de prensa.

En 2018 la compañía ha experimentado un incremento de 36.008 viajeros con respecto al año 2017, hasta situares en esos 25.599.092, lo que supone un incremento del 0,14 por ciento, cifra que en todo caso no llega a superar los datos de los cuatro años precedentes –de 2013 a 2016–.

Si se tiene en cuenta que al analizar los datos de 2017 se justificó parte del descenso por las cuatro jornadas de paros parciales por las protestas de los sindicatos de Auvasa en los que se estimó una pérdida de 78.219 viajeros, cifra que es superior al incremento registrado en 2018.

El gerente de Auvasa ha destacado la evolución “especialmente positiva” en el último trimestre de 2018, cuando se ha acumulado una subida de 100.000 viajeros, tendencia que ha continuado en los primeros meses del presente año, con otro incremento acumulado superior a los 100.000 pasajeros con respecto al mismo mes del año pasado, si bien se debe restar los 29.000 más que se estima que se transportaron el día de febrero en el que se estableció el viaje gratuito por la situación 3 de del Plan de contaminación.

Se mantiene la tendencia de los últimos años de disminución de los usuarios del billete ordinario, con un descenso del 2,6%, en detrimento de los bonos de transporte, que han aumentado en un 0,62% en el caso de los ordinarios –bonobús ordinario, bono30, metropolitano y social– y un 2,42% más en el caso de los bonojoven, tanto de recarga como mensual.

De hecho, Bernabé ha destacado que las tarjetas de pago de recarga han comenzado a perder uso en favor de los Bono30, lo que muestra, en opinión del gerente y de Luis Vélez, la “buena aceptación” de los nuevos medios de pago y el incremento de la fidelización de los usuarios. En concreto, se registraban a finales de 2018 un total de 18.000 usuarios de bono infantil, 2.891 de Bono30 ordinario, 2.162 del joven y 692 del social.

Se incide en los incrementos del bono de transporte metropolitano combinado, que ha registrado un 134% más de viajeros con respecto a 2017, y del social –para personas desempleadas mayores de 45 años que lleven más de 24 años en esa situación–.

Por líneas, tras la reordenación iniciada el 2 de enero de 2018, la que más ha aumentado en viajeros es la línea 1, con un 16,4% más con respecto a 2017 hasta superar los 4 millones de usuarios, con lo que, según Bernabé, se ha convertido en el “transatlántico de Auvasa”. Ello ha ido en parte en detrimento de la línea 2, con la que ha intercambiado parte del recorrido en las cabeceras, que tuvo un descenso del 6,4% hasta los 3,2 millones de viajeros.

También ha mejorado notablemente la cifra de la línea 5, con un 29,9% más, y han crecido igualmente los de la 8, con un 0,6% más, la C1, con un 2,9% más, la 9, con un 8,4%, lo que se vincula con la mejora de la regularidad de la línea, y la 3, con un 0,8% más. Por el contrario, han descendido en cifra de viajeros la línea 6, que cae un 5,5%; la 7, con un 4,4% menos que en 2017; y la C2, con un -2,3%.

En todo caso, según la gerencia, no se ha percibido una variación significativa de viajeros en las líneas afectadas por el cierre al tráfico rodado de la Plaza Mayor.

Velocidad comercial

La modificación de líneas ha contribuido a mejorar ligeramente la velocidad comercial de Auvasa, que pasa a ser de 12,04 kilómetros por hora de media, un dato que según Bernabé “no es malo” pero en el que todavía cabe mejora, para lo que se han planteado posibles mejoras dirigidas a que los autobuses solo se detengan en las paradas cuando haya usuarios que quieran subir o bajar, para lo que se podrían introducir algunas de las novedades tecnológicas en un sector que, ha destacado Vélez, “avanza a pasos agigantados“.

Otro ámbito de mejora en el que se fijan los responsables de la empresa es a través del convenio colectivo, cuya negociación continúa en el Serla, y en el que persiguen una mayor flexibilidad “para poder mejorar el servicio”.

En este sentido, Bernabé en primer lugar y después Vélez han manifestado el deseo de eliminar los servicios matinales, que en 2018 perdieron usuarios, y adelantar el inicio de las líneas ordinarias, por ejemplo a las 6.15 horas en lugar de las 7.15 actuales. Si bien han matizado que para ello será necesario el acuerdo laboral.

La plantilla media de Auvasa a lo largo de 2018 ha sido de 459 trabajadores, de los cuales 352 son conductores, además de 39 que se encuentran jubilados a tiempo parcial.

En lo relativo al material rodante, se ha destacado el “importante avance” en la renovación de la flota de autobuses, con la adquisición en 2018 de doce autobuses híbridos, seis de los cuales se incorporarán el próximo verano.

Además, Andrés Bernabé ha subrayado el “importante trabajo” que se ha llevado a cabo para el plan de incorporación del gas natural comprimido (GNC) como combustible en toda la flota de vehículos del Ayuntamiento, con el próximo inicio de la construcción de la estación ‘gasinera’ y con la previsión de compra de un mínimo de 30 autobuses en los próximos años, de los cuales tres ya están adjudicados para 2019.

En el Consejo de Administración celebrado este jueves se ha informado de las cuentas de 2018, que se cerraron con superávit de 568.546,86 euros, con lo que la intervención municipal elaborará una estimación de la cantidad que se podrá destinar este año a inversiones financieramente sostenibles, que como ha precisado el concejal, no tiene por qué coincidir con la cifra de superávit.

No hay comentarios