Éxito del curso taurino para aficionados en La Flecha

Dávila Miura, junto a un grupo de profesionales, dieron clases de toreo a veinte aficionados

Participantes al curso del toreo./ Natalia Calvo

Delicioso e intenso fin de semana en el que, gracias a mi “jefe” (Santos), he podido disfrutar y aprender de toros junto a profesionales de la talla de Dávila Miura, Rafael Peralta Revuelta e Ignacio Moreno de Terry. Y todo ello debido al curso taurino para aficionados que se ha celebrado en Valladolid, La Flecha y Tordesillas durante el fin de semana con motivo de la corrida de toros celebrada el sábado en La Flecha. Un curso organizado por Tauroemoción y el Club de Aficionados Prácticos.

El “jefe” no pudo venir y encargó a esta humilde gráfica que hiciera de reportera -además de mis fotos- para que contara todo sobre el citado curso que, por cierto, ha sido un éxito con aficionados que han venido de sitios tan alejados de Valladolid como Pontevedra, Barcelona, Cádiz, etc.

Empezamos en la plaza de toros de Valladolid con la bienvenida a todos los inscritos. Las palabras vinieron de Ignacio Moreno de Terry (Nacho para los amigos) y Rafael Peralta Revuelta para finalizar con el director del curso Eduardo Dávila Miura. Una se tuvo que ir enterando de quienes eran estos personajes que sabían tanto de toros. ¡Qué maravilla!

Y a lo largo de estos tres días fui preguntando e indagando y descubrí que Rafael Peralta es hijo del rejoneador del mismo nombre, además de abogado y escritor, de los buenos.

Que Ignacio Moreno de Terry fue novillero, y ahora es empresario, creador del Tauropilates y profesional del deporte. Por cierto en una de las fotos aparece la peña taurina de Pontevedra que apadrina al novillero

De Dávila Miura les diré que ha sido matador de toros, de los que han ido a las ferias de toda España, y pertenece a la dinastía de los ganaderos sevillanos. Ahora apodera al torero Rubén Pinar junto a Alberto García (Tauroemoción).

También intervinieron en el curso el novillero sevillano Daniel de la Fuente (“Liqui” como lo llama Dávila Miura) y el banderillero Emilio Rivero. Por cierto en una de las fotos aparece la peña taurina de Pontevedra que apadrina al novillero de La Puebla del Río; seguro que algo se le pega de su paisano Morante.

Total que cinco personajes del mundo del toro fueron los que enseñaron a manejar los trastos de torear a estos aficionados y a enseñarles a ponerse delante de las becerras el último día del curso en la finca “El Palo de Valdegalindo”, en Tordesillas. Antes hubo otra sesión de toreo de salón en la plaza cubierta de La Flecha.

Después del tentadero, donde todos disfrutamos, se entregaron los diplomas acreditativos de “Aficionado Práctico Taurino” y se hizo la foto de familia, aunque ya habíamos hecho otra en la plaza de Valladolid.

En el tentadero de “El Palo” las becerras salieron extraordinarias, tanto las dos castañas como la jabonera dieron un buen juego, aunque no faltó el revolcón a los principiantes. Son de la vacada de Angel Cañíbano (Valdegalindo-El Palo) y en las tareas de ayuda colaboraron los aficionados locales Juan Sánchez y Sergio Miguel, mientras que abriendo y cerrando chiqueros estuvo otro buen aficionado tordesillano como es José Antonio Rico Ovejero.

Con ellos compartimos y aprendimos un montón de cosas. Hubo charlas, cenas, comidas y venga a hablar de toros. Pero lo que más me gustó fue la clase magistral de Dávila Miura. Nos quedamos boquiabiertos con la lección del maestro sevillano. Qué forma de torear de salón y qué bien explicado todo¡¡

Ah, y no faltaron a la corrida de Victorino que fue la comidilla en el tentadero de Tordesillas, sobre todo después del triunfo de Rubén Pinar. Bueno, les dejo con mis fotos que es lo mío, aunque de vez en cuando “releve” al “jefe”.

Gracias por el exquisito trato que me ha dispensado esta familia de aficionados prácticos. Viva el toreo¡¡¡

No hay comentarios