Tratamientos contra la procesionaria del pino en Aldeamayor de San Martín

Se llevarán a cabo el próximo mes de septiembre en el municipio vallisoletano

Fotografía: Europa Press

El Ayuntamiento Aldeamayor de San Martín, desde hace un lustro y cada año, en los días más eficaces para acometerlo (normalmente en el mes de septiembre) encomienda a una empresa a través de la Asociación Forestal de Valladolid (ASFOVA propietarios forestales de Valladolid), la realización de un tratamiento preventivo contra la procesionaria en los pinares municipales y zonas verdes públicas que dispongan de pinos.

Así, en mayo de 2018 se aprobó el correspondiente presupuesto de tratamiento larvicida de control (Dimilin 25 -Diflubenzuron-, fitosanitario 14.252, 100 gr/100 L) contra la Thaumetopoea pityocampa, actuación que se ejecutó los pasados 6 y 7 de septiembre de 2018 y, este 27 de febrero de 2019, se acaba de contratar la intervención que tenga lugar el próximo mes de septiembre.

En este sentido cabe clarificar varias cuestiones acerca de estos tratamientos:

  • Sólo pueden llevarse a cabo en superficies con pinos de titularidad municipal (como es el inmediato entorno de la Ermita de Compasco, la Arenera de Compasco o las zonas verdes con pinos de la Urbanización “Aldeamayor Golf”), en ningún caso parcelas privadas, el propio campo de golf o los numerosísimos pinares, en su inmensa mayor parte privados, del municipio.
  • No persiguen (y es imposible que consigan) el exterminio absoluto de la especie, sino su control poblacional dentro de unos límites tolerables.
  • El hecho de que aparezcan orugas por una determinada zona no implica que pueda hablarse de plaga (del mismo modo que sucede con topillos, culebras, alacranes,…), sino que este término es más adecuado cuando se observan poblaciones extremadamente abundantes, que causen severos daños al conjunto de las personas, los animales,…
  • La mejor manera de valorar la cantidad de procesionaria en una zona es en función de la cantidad-abundancia de bolsones que puedan aparecer en las copas de los pinos: si hay pocos bolsones o no se aprecian apenas, la presencia de procesionaria se considera irrelevante.
  • La morfología varía en función de la época del año, combatiéndose de manera extensiva especialmente cuando la procesionaria presenta forma adulta, de mariposa. En forma de bolsón, en invierno, el tratamiento ha de ser rama a rama, cortando y quemando cada uno de ellos. En forma de oruga sólo puede actuarse pino a pino (viable sólo en parcelas pequeñas, con pocos pinos).
  • En primavera, con poblaciones previamente controladas, los métodos más eficaces son los biológicos: sus enemigos naturales, que se alimentan de las orugas, tales como murciélagos o el lirón careto, aves insectívoras (pájaros carpinteros, herrerillos, carboneros, trepadores, agateadores, colirrojos, papamoscas, etc.),…, por eso cada vez está más extendida la instalación de cajas-nido de unos u otros.

La procesionaria, compañera mortal para niños y mascotas en los parques

No hay comentarios