Multitudinaria manifestación en defensa de la educación especial e inclusiva

Miles de personas recorren el centro de Valladolid para criticar la postura del Cermi y mostrar su rechazo al cierre de los centros de educación especial

FuenteIsaac Barrientos

Miles de personas han recorrido este sábado el centro de Valladolid en una manifestación convocada para defender la continuidad de los centros de educación especial y criticar al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) por haber propuesto su cierre y el trasvase de todo el alumnado a los centros de educación ordinarios.

Así se contempla en el proyecto de Ley Orgánica para la reforma de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE), también conocida como ‘Ley Celaá’, después de que el Cermi presentara la enmienda 502 que fue aprobada en el Consejo Escolar del Estado.

La movilización la ha convocado la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial también, y ha reunido en Valladolid a cientos de personas procedentes de otras provincias de Castilla y León y también de otras comunidades como Madrid. El presidente de la Plataforma, José María Escudero, ha explicado que el objetivo es “dar voz a miles de familias que tienen hijos con discapacidad intelectual y mostrar el rechazo a la propuesta del Cermi de que se cierren todos los centros de educación especial en 2025, lo que obligaría a que todos los alumnos de estos centros que tienen necesidades especiales irían a un colegio ordinario donde no tienen ni los medios, ni la formación ni los recursos suficientes”.

La manifestación ha partido de la plaza de Colón y tras una divertida parada en la plaza Zorrilla para realizar juegos con un paracaídas, se ha dirigido por Miguel Íscar y la plaza España hasta la sede de Cermi en la calle Muro.

La presidenta de la Asociación de Ayuda a Dependientes de Enfermedades Raras de Castilla y León, Yolanda de la Viuda, ha detallado que “aunque el Cermi en Castilla y León siempre nos ha tratado bien, creemos que a nivel nacional tienen que escucharnos, tienen que oir a nuestros hijos e hijas”.

Esa voz alzada también la eleva De la Viuda a “todos los partidos políticos, porque llaman a las familias a la tranquilidad pero tenemos todo lo contrario y se puede ver con la respuesta a esta manifestación; a cuatro días de elecciones autonómicas y generales estamos así, por eso pedimos a los representantes políticos que no solo escuchen al Cermi, que escuchen también a las familias, necesitamos que los colegios de Educación Especial continúen con su trabajo, allí estudian nuestros hijos e hijas, van a su ritmo y son esenciales para nosotros”.

Por eso, Yolanda de la Viuda ha reclamado “un pacto de todos los partidos políticos que respeten los colegios de educación especial, que den más apoyos a los colegios ordinarios que tienen a alumnos con necesidades especiales”.

“Si algo funciona, no lo arregles”

Entre los miles de manifestantes también ha participado en la protesta Inés Rodríguez Hidalgo, la directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, que ha explicado que conoce “de primera mano” la realidad de la educación especial y ha criticado que “en este asunto se están diciendo muchas cosas con falta de conocimiento de lo que es la educación especial, me preocupa que se utilice como arma política”.

“Se puede ver un ejemplo muy sencillo en el deporte, con el deporte inclusivo que tiene modalidades para que personas con capacidades diferentes puedan practicar deporte, y lo importante es el entrenamiento, que es lo que se asemeja a la educación, no la competición”, ha explicado Rodríguez Hidalgo.

“La gente para entrenar baloncesto inclusivo por ejemplo necesita instalaciones especiales, materiales, entrenadores especializados, si es así para un deporte concreto cómo no va a ser así en la educación”, se ha preguntado.

Por ello, ha defendido que “es una falacia decir que la educación especial no es inclusiva, entrena a nuestros hijos e hijas para que se incluyan en la vida; lo que no se puede hacer es empezar por el cierre antes de dar la garantía de que todos los medios que tienen los chicos con necesidades especiales, como el ratio de aulas, enfermería, médicos, terapeutas, profesores con formación especial… si todo eso se garantiza en un colegio ordinario mucha gente estaría de acuerdo, pero no se puede empezar por el cierre”.

“Se está dando una imagen confusa y alarmista, confío en que alguien se ponga inteligente, la gente que está sin diagnosticar en el ámbito de la administración y la politica y garantice esto; porque como dice el refrán, si algo no está roto, no lo arregles”, ha concluido.

 

No hay comentarios