Otro santuario taurino en Pucela

El Bar Gail reivindica su taurinismo.

Bar Gail. Fotografía: Natalia Calvo.

Ahora que el ser taurino parece una ofensa ante cierta sociedad, ahora que el taurinismo goza de la antipatía de animalistas y antis, el veterano Bar Gail, (aunque en el toldo reza “Bar María de Molina”), que acaba de cumplir 56 años, ha redecorado su coqueto establecimiento de la vallisoletana calle María de Molina (esquina Doctrinos, pared con pared de lo que fue el antiguo “Molinero”), en un pequeño santuario taurino para deleite de los aficionados a la fiesta de los toros.

El bueno de José Manuel Gail (hermano del portentoso futbolista vallisoletano de los años 70-80 Luis Miguel Gail, quien debutó con el Real Valladolid con 16 años y acabó su carrera deportiva en el Real Betis), asesorado por Justo Berrocal, presidente de la Federación Taurina de Valladolid,  se ha inspirado en lo taurino y ha renovado la decoración del local con múltiples motivos alusivos a la Tauromaquia.

Desde los techos, donde se aprecian carteles de distintas épocas, hasta el exterior de la barra, pasando por las numerosas fotografías que cuelgan en las cuatro paredes del veterano bar, (donde por cierto se comen unas gambas rebozadas deliciosas) todo rezuma torería por doquier. Falta el detalle que culminará  este pequeño santuario: la cabeza disecada de un toro lidiado en la mismísima feria pamplonica de San Fermín.

“Es un secreto que tiene guardado Jorge Manrique, que me hizo el favor de hacer las gestiones. No sabemos ni de qué ganadería ni quien lo lidió, pero en poco tiempo la tendremos aquí colgada”, nos dice entusiasmado José Manuel Gail, que con su enorme corpachón, tan grande como su bondad, gozaba de satisfacción al mostrar a sus clientes y amigos la nueva decoración de su bar en el que lleva la friolera de 30 años.

Y en la cocina, elaborando delicias, Rosa María (Rosi, como todos la conocen) esposa y madre de los dos josémanueles de la casa. José Manuel hijo no paró ni un minuto detrás de la barra atendiendo a la parroquia y sirviendo el jamón que el especialista Santi cortaba y cortaba hasta saciar a los invitados. El vino corrió con generosidad. Y el queso y un delicioso chorizo y salchichón con auténtico sabor ibérico también. Hoy invitaba Gail…

Y también corrió con generosidad el cante flamenco (flamenco y toros siempre ligan bien) a cargo de un “Castañeta” enorme a pesar de su convalecencia tras la “cornada” sufrida recientemente, pero en vías de recuperación. Entre los invitados se encontraba Eladio Vegas quien se arrancó por fandangos. Y acto seguido Santi “El Fonta” se cantó una minera dedicada al niño Julen y a los mineros que trabajan en el pozo de Totalán. Detalle humano. Los tres fueron muy aplaudidos.

Y todo ello con la presencia del Presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, acompañado por su consejera de Hacienda y candidata a la alcaldía pucelana Pilar del Olmo. Ambos son clientes habituales de Gail dada la proximidad con la sede del Partido Popular de CyL, además de la amistad que se profesan después de tantos años de parroquianos.

Pero hubo numerosos invitados más, sobre todo del mundo taurino: Jorge Manrique, Sergio Vegas, Justo Berrocal y Jesús Pedrosa (Federación Taurina), José Luis Lera y su inseparable amigo José Carlos, el banderillero José Carlos “Villanubla”, cuyo vestido posa en una vitrina y forma parte de la nueva decoración del Bar Gail. Manuel Gutiérrez, presidente de la plaza de toros de Valladolid y su colega y ex presidente Félix Feliz. Isaías García Monje, ex Delegado del Gobierno en CyL, entre otros cargos, y José Luis Ramírez, asesor de la plaza de toros de Laguna, además de otros clientes y amigos de Gail que se sumaron al acto.

En definitiva una deliciosa tarde noche taurino-flamenca en un lugar donde se podrá recrear la vista con los numerosos y vistosos motivos taurinos. Algo que, como decíamos al principio, es de agradecer ante los continuos ataques que está sufriendo la fiesta de los toros. Gracias Gail.

Viva la Tauromaquia…y el flamenco.

Fotografías: Natalia Calvo.

No hay comentarios