El solidario y reivindicativo legado de Jesús Negro de Paz

La Asociación de Amigos del ciclista atropellado en la VA-30 en 2016 mantiene una intensa actividad social y en defensa de los cambios del Código Penal

Monolito en recuerdo de Jesús Negro de Paz en Urueña (Foto: Asociación de Amigos de Jesús Negro de Paz).

Gregorio Negro de Paz habla con la claridad de un docente que está convencido del mensaje que transmite. Le ha tocado enarbolar el estandarte más cruel, el que te lleva a luchar por la memoria de un ser querido que ya no está, a frenar la injusticia ante una muerte cruel. En febrero de 2016 su hermano, Jesús Negro de Paz, falleció atropellado por un camionero que invadió el arcén de la ronda exterior VA-30, en un accidente en el que también resultó herido su amigo Aitor Martínez.

“Cuando te ocurre algo así, lo único que quieres es estar tranquilo en tu casa y no tienes energía para batallar; cuando pierdes a un hermano, un familiar, un amigo, pero te toca armarte de valor e ir a por ello”, explica Gregorio en una entrevista con NoticiasCyL.

La Asociación Amigos de Jesús Negro de Paz nació “con cuatro objetivos, el primero de ellos para recordar a mi hermano, lo que le gustaba la bicicleta, los parajes de su pueblo, Urueña”, recuerda Gregorio.

Gregorio Negro de Paz durante su intervención en el homenaje el pasado septiembre.

El segundo es el más reivindicativo, “reclamar los cambios en el Código Penal, para lo que nos juntamos con Ana González; en marzo de 2017 fuimos al Congreso, nos reunimos con todos los partidos, pero todo lo que nos habían prometido lo empezaron a descafeinar y a posponerlo; nos ayudó mucho la campaña que hicimos de recogida de firmas en Change.org”, detalla Negro de Paz, que incide en que “nos hemos dejado la piel en la reivindicación de cambiar el Código Penal pero lo que se ha conseguido no es suficiente”.

“Una persona que atropella a un ciclista, si da positivo en alcoholemia, drogas, exceso de velocidad, o si va mirando el móvil como iba el que mató a mi hermano; en ese caso las penas siguen igual, los cambios se notan si es más de un fallecido por atropello o incluso un grupo entero. Por eso creo que aún hay muchas cosas que cambiar”, argumenta.

Seguridad vial

Uno de los aspectos que más visibilidad está teniendo del trabajo del a Asociación es su iniciativa de educación vial. “Mi hermano trabajaba en el Clínico, yo soy maestro y estamos impulsando un proyecto de educación vial y primeros auxilios; vamos por los colegios, empezamos en el Colegio Rural Agrupado en el que trabajo, lo hemos ido haciendo extensible a otros centros, hemos llegado a más de 1.500 niños y niñas, para prevenir que esto no vuelva a ocurrir”, explica Gregorio. Aprovechando la iniciativa en los centros escolares también aportan conocimientos básicos de primeros auxilios “para los de quinto y sexto de Primaria, para que tengan nociones como aprender a hacer la RCP”.

En esas sesiones también inciden en los cambios que están generando las nuevas tecnologías, “que aplicadas a los vehículos están siendo muy positivas, se mejora la capacidad de frenado, la seguridad del coche; pero generan muchos problemas por las distracciones y eso es muy peligroso y es importante concienciar sobre ello”.

El cuarto objetivo de la Asociación es el solidario. “En poco tiempo hemos consolidado el memorial más grande de Castilla y León, con la participación de 800 ciclistas, la gente se ha volcado desde el principio, hay mucha colaboración, el lugar es ideal, en Urueña, y todo el dinero que sacamos lo mandamos para una obra social”, comenta Gregorio.

Jesús trabajaba en el Hospital Clínico, “siempre le encantaron los niños y lo que hacemos es donarlo allí, 3.000 euros cada año para comprar dos coches para que puedan ir en ellos los niños cuando tienen que ir a hacerles una prueba, y también gafas de realidad virtual para que se puedan evadir”.

La Asociación también ha colaborado con Julia, “una niña que tiene atrofia de la médula espinal, que genera problemas motores, los padres necesitan colaboración, han contado con la aportación del Real Valladolid; nosotros hemos colaborado con los amigos del Teatro Capricho que hicieron una representación benéfica”.

Gregorio también apunta que todo el trabajo de la Asociación “ha contado siempre con mucha colaboración de los medios de comunicación, siempre difundiendo nuestras iniciativas, con gente como Manuel Centeno de La8Valladolid que nos ha ayudado mucho”.

Código Penal

“Lo que pedimos que cambe del Código Penal no es para nosotros sino para las futuras víctimas, porque en el juicio de mi hermano se va a aplicar el que estaba en vigor cuando lo mataron”, incide Gregorio, que matiza que “defendemos a todos los usuarios de la vía, siempre intentan polarizar ciclistas/camioneros, pero aquí entran los peatones, cualquier conductor… la cuestión es gente responsable frente a quien no lo es”.

El problema cuando surge el debate sobre la protección en la carretera “siempre es el tema económico, ese es el freno que ponen las aseguradoras; pero en ningún momento estamos cuestionando el tema económico, yo no quiero que me den 15.000 euros por la muerte de mi hermano, ¿qué hago, me compro un coche con la sangre de mi hermano perdida en el arcén?, para eso no valgo; lo que quiero es justicia”.

Gregorio Negro de Paz lamenta que los cambios que se han conseguido materializar “son muy pequeños, la cantidad de trabajo que hemos hecho para lo que se ha conseguido es muy duro, hay gente que lleva muchos años trabajando para algo que es de sentido común. La Justicia tendría que estar al servicio de las personas y no al revés”.

Juicio

El proceso judicial con el transportista portugués transportista, Andrés dos S.C como acusado de la muerte de Jesús Negro de Paz aún sigue a la espera. “Es una batalla constante, el primer juicio se suspendió porque no funcionaba la videoconferencia para que declarara desde Portugal; después ha habido un conflicto entre el Juzgado de Instrucción y el Penal que pasado por la Audiencia Provincial”, lamenta Gregorio.

“La defensa ha intentado siempre ganar tiempo, que se demore el proceso, pero todos los testigos, el informe de la Guardia Civil que es impecable, dejan claro que iba con el móvil, no fue una distracción momentánea, llevaba varios kilómetros invadiendo el carril izquierdo y el arcén, dando bandazos, un arcén de más de dos metros y metió casi el camión entero”. El juicio se celebrará en marzo y Gregorio lo tiene claro, “no vamos a desistir”.

No hay comentarios