Pinchazos telefónicos por un homicidio en Peñafiel desvelan tráfico de drogas

La investigación de la muerte de un anciano concluye con cuatro detenidos por tráfico de drogas

FuenteEuropa Press
Los acusados junto a sus abogados (Foto: Europa Press).

Las investigaciones aún no conclusas sobre el homicidio de un octogenario de Peñafiel, Cecilio C.N, registrado en julio de 2017 de un infarto víctima de un intento de robo en su domicilio, propiciaron la posterior detención, un mes después, de las cuatro personas cuyo juicio por tráfico de drogas se ha iniciado este jueves en la Audiencia Provincial bajo la acusación de utilizar el club de alterne de la villa como epicentro de sus ventas.

Esa ha sido la sorprendente revelación registrada durante el juicio iniciado contra esas cuatro personas en la Audiencia de Valladolid, circunstancia que ha llevado a las defensas de tres de los cuatro encausados a invocar la vulneración de derechos fundamentales de sus clientes y la nulidad tanto de los ‘pinchazos’ telefónicos como de las entradas y registros practicados por la Guardia Civil.

Y es que, al margen de Sergio S.G, vecino de Cigales y único que ha pactado una condena de cuatro años y medio y 10.000 euros de multa por tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, frente a los ocho años y nueve meses a los que se exponía inicialmente, las defensas de los vecinos de Peñafiel Enrique G.J, Flor María V.T. y Noé B.J. sostienen que la inicial investigación por el homicidio del octogenario derivó en una segunda por delito contra la salud pública «insuficientemente motivada» y que vulneró los derechos fundamentales de sus patrocinados.

Rechazado el planteamiento por la Sala y reiniciada la vista oral, los tres acusados, para quienes el fiscal pide inicialmente penas de cinco años y nueve meses y multa de 27.000 euros, han expresado su deseo de responder únicamente a preguntas de sus letrados para mantener su inocencia.

Así, Enrique G.J, quien supuestamente era aprovisionado de mercancía por el único encausado confeso, ha asegurado que su única vinculación con las drogas es en calidad de mero consumidor, tanto de coca como de cannabis, igual que su supuesto contacto en el club de alterne de Peñafiel, Flor María V.T, quien ha precisado que sus quehaceres en el establecimiento eran como cocinera y limpiadora y ha rechazado distribuir sustancias entre la clientela y el resto de empleadas.

Otro de los acusados, Noé B.J, supuesto colaborador en labores de contravigilancia de los dos anteriores, ha rechazado también dedicarse a dicha actividad ilícita, ha negado ser consumidor y ha explicado que si el día 10 de agosto de 2017 alertó a Enrique cuando la Guardia Civil se disponía a registrar su domicilio es porque esa noche vio a varias personas «encapuchadas» ante su puerta, sin saber entonces que eran agentes, y dio la voz de alarma ante el temor que ello le infundió.

Noé también ha explicado que si en su día se reconoció como propietario de las plantas de marihuana ocupadas por la Guardia Civil es porque se encontraba «muy nervioso», si bien en su declaración de este jueves ante la Sala el acusado, vigilante de una empresa constructora, ha negado la ‘maría’ fuera de su propiedad.

Señalado por las antenas

Por su parte, agentes de la Guardia Civil que intervinieron en la detención de los acusados han reconocido que inicialmente investigaban un delito de homicidio en Peñafiel, el sufrido por Cecilio C.N, de 85 años, fallecido el 14 de julio de 2017 de un infarto tras ser encontrado atado de pies y manos sobre su cama en su vivienda, donde habría sufrido un intento de robo, y que esas pesquisas les llevaron a otro procedimiento por tráfico de drogas como consecuencia de las escuchas telefónicas practicadas.

Los ‘pinchazos’ afectaron a aquellos teléfonos móviles que habían estado activos en la franja horaria y el entorno del escenario del crimen, marcados por las antenas o repetidores de telefonía, y entre ellos se incluyó el de Enrique G.J, que en escuchas posteriores llevó a los agentes a «sospechar de que las conversaciones que mantenía con Flor María estaban relacionadas con el tráfico de drogas en el club de alterne El Castillo de Peñafiel».

Aunque el delito de homicidio sigue bajo investigación, tras haber prestado declaración tres personas que quedaron en libertad provisional, la presenta causa por tráfico de drogas, resultante de las pesquisas iniciales anteriores, entrará mañana viernes en su segunda y última sesión para culminar la fase testifical y pericial y para que las partes expongan sus conclusiones.

No hay comentarios