Una vuelta al pasado del mundo ferroviario

Hasta el 9 de septiembre podrás disfrutar de la Exposición Ferroviaria en la estación "La Esperanza"

“Mucha gente no conoce lo que hay en este museo porque no lo ha visto nunca funcionar y no sabe para que sirve”, esto es lo característico de la Exposición Ferroviaria que se encuentra en la estación de tren “La Esperanza”.

Herramientas antiguas, trajes, semáforos y maquetas son algunos del sorprendente material restaurado y construido por la Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril (ASVAFER). Su presidente, Pedro Pintado, define esta muestra ferroviaria que tanto trabajo les ha supuesto como “son cosas que si no conserváramos nosotros, ya se hubieran perdido”. Gracias a la acogida de la gente “ya son 27 años consecutivos los que llevamos abriendo al público todo nuestro trabajo de restauración”, confesaba.

Las novedades de este año son la exhibición de dos vehículos históricos que son un coche rojo de 1928, que se conocía como el transporte que llegaba a Medina del Campo y al balneario de Las Salinas. La restauración de este vehículo les ha llevado dos años, pero ahora mismo se encuentra en perfecto estado y funciona correctamente. El otro vehículo resturado es una carretilla de andén que se utilizaba para llevar el equipaje y el correo.

A partir de este jueves está previsto que a la exposición se añada un tren restaurado para que la gente se suba y pueda descubrir su interior. Este año no se ha podido contar con la locomotora porque “Adif ha cortado el tramo entre ambas estaciones de Valladolid”, explica Pintado.

Dentro de la Exposición Ferroviaria se distinguen varias muestras, el museo con antiguedades de material ferroviario, maquetas de las estaciones de Valladolid, como las dos de vía ancha que son la actual de Campo Grande y la antigua estación de “La Esperanza”, junto a ellas, la representación de dos estaciones ya destruídas de vía estrecha como son la de Campo de Béjar y la de San Bartolomé. La otra exposición consiste en maquetas generales de un recorrido de varios trenes por preciosas zonas entre montañas y pueblos.

Aunque los más pequeños disfrutan viendo circular a los trenes, hay para ellos un espacio llamado “el modelismo tripulado”. Se trata de un parque infantil con un tren de una vía de siete pulgada y cuarto, en el que se montan los niños y se lo pasan en grande.

Para que esta muestra se mantenga y que ASVAFER siga adelante con su gran trabajo de restauración, todas las personas interesadas podrán colaborar con la asociación para llevar a cabo la reparación de una locomotora antigua para cambiar su caldera y poder recuperar el motor con abonos de un coste de 10 euros. Además, con la colaboración conseguirán la pieza de un puzle que construye la imagen de la esperada locomotora. “Hemos hecho 2000 piezas del puzle y ya se han vendido cerca de 700”, señalaba el presidente.

Hasta el 9 de septiembre en horario de tarde y el último día se podrá visitar por la mañana y por la tarde, volverás al pasado del mundo ferroviario en la antigua Estación de Ariza de Valladolid. Un sinfín de antiguedades que te sorprenderán y te asaltarán la curiosidad.

No hay comentarios