La llama de los motoristas fallecidos nunca se apaga

El centro de Valladolid se ha llenado de cientos de motoristas en el tradicional Desfile de Antorchas en uno de los momentos más emocionantes y emotivos de Pingüinos en el que las lágrimas han brotado de los ojos de los protagonistas de la concentración.

“Algo se muere en el alma cuando un amigo se va”, dice la canción y los motoristas más fieles a la cita vallisoletana de Pingüinos, que cumple este año su 35ª Edición, saben muy bien lo que se va cuando algún compañero fiel pierde la vida tras un accidente de tráfico en las carreteras.

Por ello, los protagonistas de una cita que va a rozar los 30.000 participantes en este año 2018 que acaba de arrancar, como apuntaban tanto Ayuntamiento como Turismoto, han protagonizado en la noche cerrada de la capital del Pisuerga un Desfile de Antorchas que ha emocionado a los miles de curiosos que abarrotaban las calles del centro de la ciudad y veían pasar junto a ellos las espectaculares luminarias.

Junto al Desfile de Banderas que se ha celebrado esta mañana y que ha quedado un tanto deslucido por la lluvia, el de Antorchas es otro de los momentos claves de la cita motera  con mucha más relevancia emocional y emotiva porque se recuerda a ese amigo, familiar o simplemente conocido que ya no está entre nosotros tras un fatal desenlace.

Valladolid-pinguinos-motos-desfile-antorchas-2018-001

El recorrido del desfile ha arrancado en la calle Arzobispo José Delicado, con una concentración entre la avenida de Miguel Ángel Blanco y la calle Calixto Valverde y ha marchado por el puente de Poniente bajo un ruido ensordecedor porque los motoristas han quemado goma y han dejado instantáneas bellas y dignas de ser recordadas por todos.

La estela de humo y de color que dejaban a su paso unos motoristas que como decía el propio José Manuel Navas, portavoz de Turismoto, “lloran bajo el casco” recordando a los que se fueron en un homenaje que llega a todos los puntos del mundo, más ahora con la influencia de las redes sociales.

El desfile ha llegado hasta una Plaza Mayor abarrotada por cientos de vallisoletanos que no se han querido perder este espectáculo digno de ser disfrutado y al que al final ha respetado tanto la lluvia, como la nieve. Una vez en el centro neurálgico de la capital del Pisuerga, los protagonistas han sido los fuegos artificiales pero sobre todo, Ángel Nieto.

Valladolid-pinguinos-motos-desfile-antorchas-2018-025

Desde la organización querían rendir un homenaje póstumo al 12+1 veces campeón del mundo, fallecido el pasado año  y vaya si lo han hecho gracias a la colaboración de los motoristas primeros y de los vallisoletanos que se han declarado también enamorados del gran piloto español.

La actividad pingüinera en el centro de la ciudad finaliza pero para esta noche el plato fuerte es el concierto de ‘La Frontera’, en las instalaciones de la Antigua Hípica Militar, donde miles de fieles del grupo disfrutaran con música y con la mejor compañía en esta noche que se espera gélida de sábado.

La cita motera de la ciudad de Zorrilla entra en su fase final antes de que mañana se celebre el tradicional desayuno pingüinero y se entreguen los trofeos ‘Pingüinos de oro y de honor 2018’ y se entreguen los trofeos ‘Concentración Pingüinos 2018’.

Las motos han tomado Valladolid en una edición que pese a la lluvia y a falta de datos oficiales promete haber batido todos los récords.

No hay comentarios

Dejar respuesta