El mal tiempo no frena a la Procesión de la Amargura

Tres de las cinco Cofradías implicadas en este desfile dieron un paso adelante y decidieron salir a las calles para demostrar la belleza de la Semana Santa vallisoletana

Los pronósticos meteorológicos no han sido favorables durante toda la tarde del Jueves Santo y varias procesiones han sido canceladas. Sin embargo, la lluvia ha dado una pequeña tregua y tres de las cinco cofradías protagonistas de esta procesión marcharon por la capital del Pisuerga.

Las valerosas hermandadas que salieron a desfilar fueron la Cofradía Penitencial de la Oración del Huerto y San Pascual Bailón, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado, María Santísima de la Alegría y las Lágrimas de San Pedro y la Cofradía El Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte. Todas confirmaron a través de sus redes sociales su predisposición para que la procesión no se suspendiera y tras deliberar varios minutos, decidieron que no podían dejar pasar la calma que les brindaba el clima. No todos estuvieron de acuerdo ya que, las otras dos protagonistas restantes, la Cofradía de la Exaltación de la Santa Cruz y la de la Santa Cruz Desnuda, anunciaron que no se exponían a un tiempo tan imprevisible y optaron por la cautela para evitar posibles daños en sus tallas.

El evento estaba previsto para las 18:45 de este jueves, pero la incertidumbre reinaba en el ambiente y hasta que las Cofradías dieron su visto bueno pasaron varios minutos y su salida se retrasó una media hora. La primera en salir fue la Oración del Huerto desde su sede en el Paseo del Prado de la Magdalena, portando consigo sus dos pasos: ‘La Oración del Huerto’y ‘El Prendimiento’. A continuación, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado hizo su entrada en escena desde su sede en la calle Teresa Gil  y salió a las nubladas calles de Valladolid acompañada con su paso ‘Las Lágrimas de San Pedro’. Por último, la Cofradía de El Descendimiento se puso en marcha desde la iglesia de San Miguel, escoltando al paso ‘El Monte Calvario’.

Encuentro en la Calle Santiago y camino a la Catedral

Todas ellas realizaron un amplio itinerario por las calles más céntricas de la capital vallisoletana en las que la afluencia de público comenzaba a aumentar. El apogeo se produjo cuando las tres concurrieron en el cruce de las calles Santiago y Constitución.

Tras ello, todas juntas pusieron rumbo hacia la Calle Regalado para desembocar en la Catedral, acompañadas del estruendo de los tambores y de un gran número de espectadores. Las puertas de la Catedral estaban abiertas y la entrada abarrotada de personas que se disputaban el hueco para poder ver de cerca a las esculturas y cofrades.  Una vez dentro, permanecieron allí cerca de una media hora, permitiendo a la gente pasar para disfrutar del Acto que se llevó a cabo en su interior. Finalmente, cada una tomó su camino pare regresar a casa rápidamente, con la esperanza de que la lluvia les diera el tiempo justo para llegar sin ningún percance.

En cuanto al origen de esta procesión, data del año 1951 y comenzó desfilando por el barrio de Las Delicias con tan solo un paso de los que actualmente la integran, ‘El Monte Calvario’, el cual no volverá a aparecer en ninguna de las procesiones restantes.

Vídeo

Galería de Imágenes

No hay comentarios