El Viacrucis de Fresno el Viejo alcanza su culmen con 33 años

Cientos de personas asisten a la representación del Viacrucis Juvenil pese a la amenaza de la lluvia

La Crucifixión en el Viacrucis Juvenil de Fresno.

La fachada del mediodía de la iglesia de San Juan Bautista, uno de los iconos de Fresno el Viejo, es el punto de partida del excepcional Viacrucis Juvenil que desde hace 33 años se celebra en la localidad. Desafiando al Jueves Santo desapacible y a la persistente amenaza de lluvia, comienza con la representación de la última cena.

Es un acontecimiento único en la provincia, uno de los pocos Viacrucis teatralizados de la Comunidad y con un valor muy especial, el haber hecho partícipes de la Semana Santa durante décadas a los jóvenes del pueblo. Cientos de vecinos y visitantes aguardan desde antes del comienzo para presenciarlo y acompañan la teatralización a lo largo de todas las estaciones, en un trayecto en el que, por primera vez, la banda sonora la ha puesto la Banda de Cornetas y Tambores municipal.

La oración del huerto, la negación de pedro, la condena de Pilatos, el encuentro de Jesús con su madre, la Verónica le enjuga su rostro, como es azotado en la columna, como es ayudado por el Cirineo, cada una de las caídas… no falta ningún elemento bíblico en una representación que se ha pulido durante años y ha llegado a la excelencia.

El Viacrucis Juvenil deja la iglesia para continuar en varios puntos de la plaza y, después, enfilar la recta de la Cañada Real hacia el implacable devenir. El sufrimiento de los últimos instantes de Jesús recorre la atenta mirada del público.

Ya en el albor del casco urbano, emerge como diseñada para la ocasión un pequeño levantamiento que encaja en la estampa definitiva del Calvario. La crucifixión culmina una representación emotiva, cargada de respeto y de sentimiento que hace que la Semana Santa de Fresno el Viejo tenga un elemento diferencial y digno del reconocimiento del vecino y del visitante.

 

No hay comentarios