Castronuño se vuelca contra la pobreza

El municipio vallisoletano ha leído un manifiesto para erradicar una de las peores lacras de nuestra sociedad

FuenteRedacción
Imagen cedida a NoticiasCyL
loading...

Castronuño ha sido el lugar elegido en la provincia de Valladolid para dar lectura al manifiesto de la Coordinadora Regional de ONGs para el Desarrollo con motivo del Día Internacional para la erradicación de la Pobreza. El vecino Carlos Martín Herrero ha sido el encargado de leer el manifiesto en la puerta del ayuntamiento.

En el acto han participado el Diputado Provincial Luis Miguel Muñumer, el alcalde de Castronuño Enrique Seoane y la edil Milagros Ferrín. También se ha contado con la participación de un grupo de vecinos y de representantes de la Coordinadora ONGD.Las organizaciones sociales que impulsamos la campaña Pobreza Cero denunciamos que, a pesar del crecimiento económico, cada día aumentan las desigualdades entre personas de un mismo barrio, pueblo, país o zona económica.

Este es el manifiesto:

“El último informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo pone de manifiesto como las desigualdades impiden que haya un desarrollo humano sostenible ya que nuestro presente está acabando con el futuro de las siguientes generaciones. Recalca, además, que la desigualdad de género sigue siendo una de las mayores barreras para el desarrollo humano.

Las enormes diferencias entre los países enriquecidos y los empobrecidos hacen que vivamos en un clima de violencia y lucha por la supervivencia entre iguales, cuando nuestros esfuerzos deberían de enfocarse hacia aquellos fondos buitres, grandes multinacionales y enormes fortunas que no hacen más que acumular riqueza a costa de la explotación descontrolada e inhumana de personas y recursos naturales. Vivimos atónitos el fenómeno de las migraciones de seres humanos en busca de un futuro y una vida digna. Personas y familias que huyen abandonando sus hogares por motivos económicos unas veces y otras muchas porque sus vidas corren serio peligro en conflictos bélicos.

Ciudadanas del mundo en busca de un lugar donde sobrevivir que se exponen a morir en el Mediterráneo y a enfrentarse a los más de mil kilómetros de muros que blindan la Europa fortaleza.

Gentes que se encuentran con el rechazo y la falta de empatía de gobernantes populistas y políticas cada vez más inhumanas. En este último año hemos visto como las dos grandes economías del planeta, han comenzado una guerra económica y financiera, olvidándose que cada decisión que toman afecta directamente al bienestar de millones de personas y de la naturaleza.

Los escasos recursos de los que disponen el 90% de la población se están poniendo en riesgo por una guerra de cifras y números que amenazan el débil equilibrio del resto de los países, los seres humanos y las especies animales.

Todos y todas contamos como seres humanos y nuestra obligación es preservar y cuidar la casa común en la que habitamos, un planeta finito que nos obligan a esquilmar para extraer sus valiosos y delicados recursos.

Cada ser vivo cuenta y cada minuto que desperdiciamos en un consumo irracional e insostenible agrava aún más las desigualdades y aumenta la emergencia ambiental que estamos sufriendo.

El Cambio climático nos lleva a escenarios cada vez más inestables y con unos fenómenos impredecibles que ponen en peligro nuestra supervivencia como especie. En nuestro lema animamos a la ciudadanía a moverse, sin esperar ni un minuto más, para que la quietud de los actuales gobiernos y poderes económicos no frustren aún más las esperanzas de un futuro en común en un mundo más justo, pacífico, sostenible, solidario e inclusivo.

Tenemos como guía la Agenda 2030 con unos Objetivos de Desarrollo Sostenible y unas promesas de no dejar a nadie atrás en este empeño. 4 años después de su aprobación no se están viendo resultados claros ni unas políticas transformadoras que ayuden a avanzar en este compromiso global. Nos movilizamos, con millones de personas en todo el mundo, desde finales de septiembre, coincidiendo con las movilizaciones globales por el clima y el aniversario de la Agenda, hasta medidos de octubre con la semana para la Erradicación de la Pobreza.

Todos y todas debemos involucrarnos para acabar con la pobreza y las desigualdades, pidiendo a los estados un compromiso firme y decidido para frenar la crisis ambiental, económica, social y de valores que estamos sufriendo. Las personas y el planeta deben de estar en el foco de las políticas y por delante de los intereses económicos y estratégicos. Si no se toman decisiones con esta perspectiva el futuro está en grave peligro, a pesar de ello somos optimistas, estamos convencidas de que si nos movemos cambiamos todo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta