Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? IX

Un domingo más disfrutamos de la provincia de Valladolid para parar en uno de los municipios con mayor encanto como es Serrada. Con su alcalde, César López Pérez, nos enfrascamos en una divertida aventura para conocer el valor histórico, patrimonial, cultural y, sobre todo, su importancia en el mundo del vino

FuenteAlvar Salvador
Vista aérea de Serrada. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Serrada a NoticiasCyL
loading...

Tras pasar por Torrelobatón el fin de semana pasado y conocer todos los secretos de un municipio vigilado por un castillo de fantasía, en el ‘Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? de este domingo, nos detenemos en una localidad que guarda tradiciones y que cuenta con el vino como una de sus señas de identidad.

Serrada está situada en una encrucijada entre cuatro caminos, los que marcan Valladolid, Medina del Campo, Tordesillas y Olmedo y es un enclave principal en la Ruta del Vino de Rueda formándose en el paisaje del lugar suaves extensiones de viñedo que se identifican con su entorno.

“En el último siglo la vitalidad de la industria vitícola, del mueble, y el queso han contribuido a dinamizar la economía de Serrada y a evitar el éxodo rural. La cercanía con la capital, que está a solo 26 kilómetros, ha sido otro factor que ha facilitado a sus vecinos el traslado diario a empleos del sector industrial o de servicios sin romper el vínculo con la villa que les vio nacer”, afirma el alcalde César López Pérez, en declaraciones a NoticiasCyL.

La Casa Consistorial. Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Serrada

Una rica historia marcada por el vino

Desde mediados del XVI se puede contemplar la importancia del vino en Serrada

Serrada alberga en sus pagos restos de piedra tallada del Paleolítico Medio y vestigios prerromanos y altomedievales. Además, la localidad acoge dos históricos despoblados como el de La Moya y San Martín del Monte, siendo abandonada a raíz de la invasión francesa y coincidiendo muchos historiadores en que su origen está, a la hora de ser lugar de repoblación, y a partir del siglo XI cuando se rebasa el Duero por Tordesillas y Simancas avanzando desde Portillo y Olmedo.

“Serrada será donada por la reina Juana, esposa de Enrique IV, en 1464 a sus vasallos Pedro de Silva y Mencia de Meneses. En 1487 pasará por compra al servidor de los Reyes Católicos y regidor medinense Diego Ruiz de Montalvo y será en 1675 cuando los Montalvo adquirirán el derecho de villazgo conservando la propiedad de buena parte del término hasta comienzos del siglo XX”, afirma el primer edil del municipio pucelano.

Ya desde mediados del XVI se puede contemplar la importancia del vino en el lugar. El norte de la Tierra de Medina ensalza el impulso vitícola con la llegada de distintas órdenes religiosas como la de San Pablo, Las Brígidas, el Hospital General de la Resurrección o Trinitarios, que se establecen en la villa levantando casas, granjas y horadando bodegas con el fin último de aprovechar la importancia de sus caldos y las buenas sacas que tienen en los mercados. Es el vino uno de los motores fundamentales de su historia ya sea para atraer capitales y gentes o para potenciar labranzas locales asegurando el sustento a la población campesina.

La uva, tan importante en Serrada. Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Serrada

De entre los lugares a visitar, por su importancia patrimonial, destaca por encima del resto la Iglesia de Santiago Apóstol, del último tercio del siglo XVII, que cuenta con una estructura bella que ostenta las características de este tipo de arquitectura del siglo XVIII que era tan abundante en Castilla con una sola nave y sus muros divididos por pilastras formando cuatro tramos cubiertos por bóvedas de yeso.

El Pozo Bueno, que es una construcción de gran arraigo popular desde donde, en fiestas, se bendicen los campos. Junto al Palomar o el Museo de Pintura y Escultura al Aire Libre  son otros de los lugares de visita obligada si pasas por esta localidad, de 1.134 habitantes, llamada Serrada.

La Menina Vendimiadora. Fotografía: Ayuntamiento de Serrada

Amor por la Fiesta de la Vendimia

La Fiesta de la Vendimia es la más importante en Serrada y se celebra en septiembre

El apartado de fiestas arranca en Serrada los días 5 y 6 de enero con ‘Los Aguinaldos y Sartenes’, saliendo los quintos ese día 5 por la calle para pedir dinero con el que sufragar los gastos de los bailes de estos días. La Romería a la Ermita de la Moya, el 1 de mayo, las Fiestas Patronales de la Virgen de la Moya, el 9 y 10 de mayo, el Día del Espantapájaros, la segunda quincena de julio, o la Fiesta de los Novillos en agosto son otras de las fechas en las que merece la pena pasarse por el municipio vallisoletano.

Sin embargo, la de mayor importancia es la Fiesta de la Vendimia, que se celebra el tercer fin de semana de septiembre, coincidiendo con la recogida de la uva. Son días llenos de actividades y momentos especiales entre los que destacan la pisada de la uva, la degustación del primer mosto, la Feria de la Artesanía  o la Feria de Arte (pintura y escultura), además del Espectáculo de la Quema de la Madre, una combinación de color y sonido fuera de lo normal.

“La Fiesta de la Vendimia es la más importante ya que es una fiesta personal y auténtica. No se pueden contabilizar los visitantes durante todo el fin de semana pero se estima que la cifra ronda las 4.000 personas, que disfrutan de Serrada durante este fin de semana tan especial para todos”, añade César López Pérez.

Asociada a esta fiesta existen en el municipio pucelano un buen número de ejemplos de arquitectura popular ligadas a actividades económicas del mismo como son bodegas o lagares ubicados bajo las viviendas o próximas al casco antiguo.

Imagen cedida por el Ayuntamiento de Serrada

Gastronomía a ritmo de ‘Aguinaldo’ y ‘Arrope’

El ‘Aguinaldo’ es un plato a base de arroz, patatas, chorizo y costillas de cerdo que va adornado además con huevo cocido, pimiento, aceitunas y naranja

El plato típico de Serrada es el ‘Aguinaldo’, originario de la Fiesta de los Quintos que se celebra el día de Reyes. Es un plato a base de arroz, patatas, chorizo y costillas de cerdo que va adornado además con huevo cocido, pimiento, aceitunas y naranja”, nos comenta el alcalde de Serrada.

La repostería es casera, variada, y artesanal y en ella nos podemos encontrar pastas de piñón, pastas de nata y diversos bollos antes de hablar de un postre típico en Serrada como es el ‘Arrope’, elaborado con sandía de letuario y mosto. Se trata del producto obtenido mediante deshidratación parcial del mosto a fuego directo hasta llegar a la caramelización de sus azúcares para obtener una consistencia de jarabe al que se le añadía trozos de este tipo de sandía, en un postre elaborado en tiempo de vendimia y que se guardaba a lo largo del año.

Serrada conserva una importancia patrimonial, histórica, cultural y gastronómica únicas y es otro de los municipios de la provincia de Valladolid que merece la pena visitar para disfrutar, bien en pareja, familia o con los amigos, de todos sus encantos.

Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos?

NÚMEROS ANTERIORES: 

No hay comentarios

Dejar respuesta