Entretenido festival taurino en el cierre de feria de Tordesillas

Sorprendió el joven matador de toros portugués Juanito, que paseó dos trofeos. Otros dos pasearon David Mora y el novillero Diego García. Con una oreja fue premiado Joselillo y vuelta al ruedo para Alvaro de la Calle

FuenteSantos García Catalán
Fotos: Natalia Calvo

Buen ambiente y excelente temperatura en el coso tordesillano, para presenciar el festival sin caballos que hacía el tercero de los festejos anunciados; un serial interesante donde ha predominado la buena presentación y el variado juego del ganado.

Los de esta tarde, de la ganadería salmantina de El Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto, han sido nobles y manejables, excepto el tercero que ha sido áspero. Flojos el primero y quinto. Excelente el cuarto.

Abrió plaza Alvaro de la Calle ante un eral berreón de El Puerto de San Lorenzo que no podía con su alma. Sólo el temple y el oficio del salmantino lo mantuvo en pie. Faena larga y variada por ambos pitones sin obligar al animal. Mucha torería derrochó De la Calle.

Lástima que no le den más oportunidades. Dio una vuelta al ruedo tras una estocada casi entera. Tuvo que utilizar el estoque de cruceta. Le enviaron un recado desde el palco.

David Mora hizo una faena variada toreando con mucho empaque al de La Ventana del Puerto, que al final se rajó tras exprimirlo con series por ambos pitones. Hizo un bello recibo capotero. Tuvo que estoquearlo al hilo de las tablas de rinconera. Paseó dos orejas.

Joselillo pechó con un eral áspero de El Puerto al que le hubiera venido bien un puyazo. Pundonoroso el del Barrio de Las Delicias, que tuvo que hacer un esfuerzo para domeñar al correoso eral. El trasteo inicial fue poderoso sacándolo al tercio. Buena labor capotera. Cortó una oreja tras una estocada trasera. Le costó doblar y en varias ocasiones lo levantó el puntillero. Sonó un aviso

Sorprendió gratamente el luso Juanito, que tuvo desparpajo en la cara del novillo de La Ventana, un eral con dulzura en sus embestidas que obedecía siguiendo con calidad los vuelos de la muleta. Toreó a la verónica con donaire.

Al entrar a matar se cortó con el estoque en la mano izquierda, pero prosiguió la lidia hasta acabar con él animal. Necesitó dos golpes de verduguillo, antes de sonar un aviso. Dos orejas le concedió el palco, ante una petición abrumadora del público. Al eral le concedió el presidente la vuelta al ruedo, merecida, sin duda.

Juanito, para conocimiento de los lectores, tomó la alternativa en Lisboa, en corrida a la portuguesa, hace algo más de un mes. Pero parece que tiene el toreo metido en la cabeza. !Ojo a este joven torero¡

Las mismos trofeos cosechó el novillero Diego García, quién sorteó un inválido de El Puerto. El madrileño estuvo muy dispuesto, pero no tuvo material para demostrar su buen hacer con las telas.

Su voluntariedad de agradar, su disposición, su elegancia y torería, y la ejecución de la suerte suprema, le valieron el doble premio, que paseó cuando la banda de música que dirige Pepe Núñez Ventosa entonaba el tradicional pasodoble que cierra la feria taurina.

En el tendido saludamos a la familia Boyano, de Villalpando, que estaban acompañados por Jorge Manrique. Agradecer desde estas líneas al consistorio tordesillano las facilidades mostradas para realizar nuestra labor, en especial al concejal Miguel Angel Posada.

El palco fue presidido por Jesús López Garañeda, asesorado artísticamente por Javier Fernández Cisneros y el correspondiente facultativo veterinario.

Bien desarrollada la organización de los numerosos festejos populares organizada por la empresa vallisoletana Toros Taru. Según fuentes del ayuntamiento no ha habido que lamentar incidentes.

GALERÍA DE FOTOS: NATALIA CALVO

No hay comentarios

Dejar respuesta