Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? II

NoticiasCyL se desplaza hasta el sur de Valladolid para darse un paseo por Montemayor de Pililla, un municipio eminentemente taurino y que apuesta por mantener sus tradiciones. Allí charlamos con su alcalde, Iván Velasco Bachiller, que nos confiesa muchos secretos de un pueblo que merece la pena visitar

FuenteAlvar Salvador
La Plaza de Toros de Palos de Montamayor. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Montemayor de Pililla

Tras nuestro paso por Cigales, esta semana NoticiasCyl se desplaza, para su segundo número del serial ‘Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos?’, hasta Montemayor de Pililla, para impregnarnos de su cultura y conocer mucho más a fondo una historia y gastronomía únicas.

Situado a unos 30 kilómetros de la capital y en lo alto del páramo de la Churrería, el municipio vallisoletano mira de forma tímida al arroyo de Valcorba al que cede parte de sus tierras, en una zona de vistas perfectas por su extraordinaria situación geográfica en la que destaca la iglesia de Santa María Magdalena, del siglo XVII.

Montemayor de Pililla siempre se ha caracterizado por sus festejos taurinos y en la provincia de Valladolid ha sido un referente. Hay que tener en cuenta que, sin toros, no hay fiestas ya que es un atractivo y una seña de identidad muy fuertes de nuestro municipio que nunca se deben perder”, nos confiesa el alcalde de la localidad, Iván Velasco Bachiller, antes de contarnos muchos más secretos sobre este bello pueblo.

Historia y ‘La Empalizada’

“El término geográfico de Montemayor de Pililla estuvo habitado en época prehistórica. Durante el siglo XI surgió una nueva organización feudal que dio lugar a la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar, cuya organización fueron los sexmos. En 1430 la población de La Pililla resultó elegida como cabeza y desde ese momento pasó a denominarse Montemayor, recibiendo el título y los privilegios de la villa”, nos cuenta el primer edil, hablando de los orígenes de la localidad.

En la actualidad, el municipio cuenta con, aproximadamente, 900 habitantes empadronados y con bellos lugares que merece la pena visitar. Entre ellos, el antiguo lavadero y el pilón de la Hontana, la Iglesia de Santa María Magdalena, la Ermita, la Cruz del pico, el frontón de la Plaza Mayor o los chozos y bodegas recorriendo la ruta del segador y visitando los diferentes pinares que rodean el municipio.

Plaza Mayor y Ayuntamiento de Montemayor. Imagen cedida por el Ayuntamiento de Montemayor de Pililla

De todos estos lugares emblemáticos destaca uno, la Plaza de Toros de Palos que ostenta la catalogación de Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial y que “tiene un potencial incalculable”, como nos apunta Iván Velasco.

Esta Plaza tiene una historia de más de 350 años documentada en los archivos del Ayuntamiento. Ahora ocupa su tercera ubicación pero sigue conservando su atractivo ya que se continúa montando palo a palo y punta a punta. “Para mí, como alcalde, y para todos los vecinos del municipio es una joya que nunca hay que perder. Tenemos que seguir conservándola como lo han hecho nuestros antepasados”, nos confiesa.

La Plaza de Toros de Palos de Montemayor. Fotografía cedida por el Ayuntamiento de Montemayor de Pililla

Fiestas y amor por los toros

A lo largo del año, el municipio celebra varias fiestas. El 22 de julio, el Día de Santa María Magdalena, patrona del lugar, en el que se celebra una procesión y que pasa por ser el evento más importante, con permiso del día de la Exaltación de la Cruz. Precisamente estas últimas están al caer y se celebrarán del 13 al 18 de septiembre siendo el 14 el día grande.

Si hablábamos de ‘La Empalizada’, lógicamente tenemos que hacerlo también de toros. El pasado jueves se celebró la pedida de toros en la que los niños de la localidad recorrieron el pueblo con latas, sartenes y cualquier elemento sonoro, para pedir los animales al alcalde.

“Los toros son un atractivo y tienen un potencial muy importante para Montemayor de Pililla. Son una seña de identidad que nunca debemos perder”, señala el primer edil convencido después, precisamente, de que el pasado jueves se celebrara esa pedida que acabó con los más pequeños aprendiendo un poco más de toreo.

La celebración de los quintos, tres veces al año, la hoguera en San Frutos, San Blas y muchas citas más convierten al pueblo en un lugar para disfrutar y divertirse.

Lechazo… y ‘Milana’

En Montemayor hay que destacar los asados y los guisos. El lechazo asado en horno de leña, a la parrilla o frito. Las patatas con níscalos en otoño. Hablando, de nuevo, de guisos, ese conejo, la perdiz, la liebre o el jabalí. Cabe destacar que el piñón cumple un papel importante en nuestras cocinas”, nos cuenta el alcalde.

Todo plato en Montemayor ha de ir acompañado del riquísimo pan del lugar, destacado por su calidad y también por su sabor. En cuanto a los postres, las pastas y bollos de piñón, el cagadillo o las hojuelas, teniendo en cuenta también, claro está, a las torrijas, son productos a disfrutar.

Iván Velasco con Mayte Martínez y Juan Carlos Higuero el año pasado en ‘El Milanito’

Y qué mejor que hacerlo que con una cerveza artesana llamada ‘Milana’. De hecho, los próximos 30, 31 de agosto y 1 de septiembre, se celebra la 8ª edición de ‘El Milanito’, el festival popular de la cerveza artesana que llenará de curiosos y amantes del lúpulo el pueblo.

Un municipio con encanto y muchos atractivos para hacerse una escapada y seguir disfrutando de los múltiples planes que propone la provincia de Valladolid.

 

-Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? –

NÚMEROS ANTERIORES

Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? I

No hay comentarios

Dejar respuesta