Sí se puede

#EnClaveBlanquivioleta

FuenteAlvar Salvador
loading...

Finalizaba el partido en Zorrilla. El santuario blanquivioleta se vaciaba y apenas quedaban los operarios que retiraban el VAR, sí ese al que por suerte no se dirigió Mateu Lahoz en la tarde de este domingo y que tantos sinsabores nos lleva dando a lo largo de toda la temporada.

Terminaba la crónica del choque con los ecos y el sentir de haber vivido otra tarde mágica. De esas en las que da igual el resultado, mejor si se gana como es el caso, pero con la que sientes que has sido testigo de algo único.

Esa sensación me embriagó también el día del ascenso ante el Numancia, hace apenas un año, pero el «Sí se puede» y el agitar de las bufandas de los aficionados del Pucela en la tarde de este 5 de mayo me llegó al alma y me puso la piel de gallina, ciertamente.

Lo que está haciendo este equipo no tiene nombre. Algún día nos acordaremos. Lo que transmite, lo que llega. Es como ese gran comunicador que sin apenas hablar te tiene ganado y que cuando lo hace te sube a la luna con su oratoria.

Con la banda fina, el Real Valladolid parece que llega bien física y mentalmente a este tramo final de la temporada. El director Sergio sigue guiando a un equipo que lucha contra viento y marea. En lo deportivo y en lo que a los árbitros se refiere. No recuerdo a lo largo de mis 30 años de vivencias un equipo más perjudicado que este Pucela.

“Sí los árbitros nos respetan, hoy ganamos, no lo dudo”, le decía antes de llegar al césped de Zorrilla a un operario del club, y así ha sido. Tras un golazo de Waldo, cosecha de Sergio, por las necesidades es cierto, pero de Sergio y sufrimiento, se consiguieron tres puntos vitales.

Al Pucela le quedan dos batallas y sigue vivo. Muy vivo. Su afición profesa una fe única, de esa que mueve montañas, con la que ha contagiado a un equipo que también cree y que juega con el corazón en la mano. Lo que todos pedíamos y de lo que ahora podemos estar muy orgullosos.

Sí se puede.

Un auténtico golazo de Waldo engancha al Pucela rumbo a la salvación

No hay comentarios